miércoles, 19 de julio de 2017

Payasos del mal

Fauna Política

Payasos del mal
Por Rodolfo Herrera Charolet 

Cuando mi hija cumplió 33 años de edad, leí una noticia de nota roja en la que afirmaban que un par de individuos vestidos de payaso fueron linchados, cuanto queriendo hacer bromas de mal gusto fueron confundidos con secuestradores. Esta nota me hizo recordar que en los años 80´s, era común que en las fiestas infantiles se contratara el espectáculo de un payaso. Cuando mi pequeña cumplió los tres años de vida, contraté al payaso y grande fue mi sorpresa que por más esfuerzo que realizaba no logró calmar su llanto, ni despegarse de los brazos de su madre. Durante la adolescencia me confesó que no le gustaban los payasos y que a sus pesadillas, de monstruosidades, no les hacía caso, puesto que comprendía que eran sueños.


La coulrofobia es la aversión o miedo irracional a los payasos y a los mimos. El prefijo coulro viene del término griego (kōlobathristēs), que significa "aquel que va sobre zancos".  Esto es debido a que antiguamente los bufones y payasos solían llevar zancos. Aun cuando esta fobia afecta especialmente a los niños, puede aparecer en adolescentes y adultos. Los especialistas refieren que en diversas entrevistas que se han realizado a pacientes, estos coinciden en que el maquillaje excesivo acompañado con la nariz roja y el color extraño del cabello, son los principales motivos de aversión. En la mayoría de los afectados, tuvieron una mala experiencia con alguno de ellos o de haber visto una imagen siniestra en medios audiovisuales.

La novela It (ESO) de Stephen King, llevada posteriormente a la gran pantalla, contribuyó a popularizar la figura del payaso del mal. Esta afirmación está avalada por estudios científicos realizados entre los años 1970 y 1987, año en la que se dio por concluida la investigación y que reflejaron resultados perturbadores.

El uso del disfraz de payaso, para ser utilizado para cometer ilícitos se popularizó en agosto de 2016, cuando ocurrieron los primeros casos en EE.UU., en donde jóvenes que se disfrazaron de payasos del terror, tuvieron la ocurrencia de acechar a las personas, importunarlas o en algunos casos llegar hasta el homicidio. Las bromas de personas vestidas de payasos con máscaras aterradoras se extendieron por numerosas localidades de Estados Unidos y ocuparon la atención de la policía en el Reino Unido y Canadá. 

Como imitación y como era de esperarse, también en México algunas bandas delincuenciales pretendieron utilizar el disfraz del payaso para realizar actos criminales. Sin embargo un par de jóvenes vestidos de payasos que pretendieron aterrorizar a los habitantes de Ecatepec en el Estado de México, fueron linchados en octubre de 2016. La muerte de los dos payasos, no despertó mayor interés en la fiscalía, por ser para ellos un hecho aislado ocurrido en la colonia América Santa Clara.

También a principios del mes de octubre de 2016, en Bardstown, Kentucky (EE.UU.), un hombre disparó al aire con un rifle AR-15 luego de que su esposa lo alertó de la presencia de uno de los "payasos horrorosos" en la calle. En realidad se trataba de una mujer que había salido a pasear a su perro cerca de la media noche, explicó a BBC Mundo un vocero de Departamento de Policía de Bardstown, Reece Riley. "No queremos ver a nadie herido. Nosotros vamos a lidiar con esto", dijo Riley, quien cree que este es un buen ejemplo de las consecuencias negativas del actuar de estos bromistas. En Middlesboro, Kentucky, a Jonathan Martin, quien estaba vestido de payaso y acechaba cerca de unos apartamentos. Basado en reportes de la prensa local, se publicaron casos ocurridos en 40 de los 50 estados de EE.UU.

Muchos de quienes personifican a estos payasos usan trajes y zapatos coloridos, lo usual del personaje, pero con máscaras de horror, con cara desfigurada o expresión temible, actuando por lo general durante la noche. Esta actividad la realizan en parques o zonas arboladas junto a caminos, en donde aparecen de forma intempestiva para asustar a los transeúntes y conductores.

En diversas redes sociales como; Facebook, Twitter y YouTube, durante 2016 se difunden videos de personas que dijeron dedicarse a "cazar" a quienes se disfrazan de payasos para asustar, lo que incluso desembocó en golpizas y como en el caso de Ecatepec, en su linchamiento. Cuentas en Twitter llamadas @ClownSights y @ClownSightings, esta última con más de 236,000 seguidores en julio de 2017, compartieron decenas de videos y fotos de casos en EE.UU. y otras partes del mundo.

"Estaba caminando por el cementerio de Shelthorpe (Inglaterra) en la acera junto a la escuela y se me acercó lo que solo puede ser descrito como un payaso con un hacha, nunca he estado tan aterrorizado en mi vida", dijo un usuario en la cuenta de Facebook de la localidad de Leicestershire.

El fenómeno del “Payaso del Mal” fue observado por primera vez en la década de 1980, cuando un grupo de estudiantes de Massachusetts dijo que un payaso los estaba tratando de llamar a una camioneta, explica Benjamin Radford, autor del libro Bad Clowns, que aborda este fenómeno social.

Para el folclorista Timothy Evans explica que se trata de un comportamiento llamado "ostensión", o la personificación de leyendas urbanas. Un caso clásico de la ostensión podría implicar a un grupo de estudiantes de secundaria que van a un cementerio que creen que está embrujado y "ven" un fantasma.

Slender Man surgió como un personaje de ficción cuya historia se difundió rápidamente en internet en 2014. Pero la pérdida de la realidad y el límite de la ficción dieron vida a hechos trágicos, como el caso de dos chicas en el estado de Wisconsin (EE.UU.) en donde apuñalaron a su amiga en 2014 para demostrar su dedicación a Slender Man (o Slenderman), un personaje de terror del mundo de la fantasía.
Cualquiera que sea la causa por la cual, el uso del disfraz del payaso del mal, es socorrido por las bandas delictivas, lo cierto es que la desorganización del gobierno puede dar pie a linchamientos organizados de la sociedad cansada de sus atropellos.

¿O no lo cree usted?





Publicado también en: http://www.asilodicepuebla.com/index.php/col/23574-payasos-del-mal

No hay comentarios: