domingo, 28 de mayo de 2017

Firulais

Fauna Política

El entierro de Firulais, votos y sotanas
Por Rodolfo Herrera Charolet

El prestigiado filósofo William James, hermano del famoso escritor Henry James afirma que “Un hombre que no tenga ninguna filosofía, es el menos propicio e inaprovechable de todos los prójimos posibles.”
Como todos lo saben, por mi editorial publicado hace como 20 años y reescrito hace 7 y vuelto a leer y escribir en este 2017, que por estos calurosos días de mayo hace mucho tiempo que murió Firulais, 50 años han pasado y aún lo sigo recordando. 

Ah, pero debo aclarar que no se llamaba Firulais, aunque… no revelaré su verdadero nombre, porque nunca quiso autorizarme a divulgarlo, al menos no se lo pedí y mi padre que se lo impuso… era de pocas pulgas. Firulais, fue uno de mis primeros verdaderos amigos, no me daba consejos ni hacía críticas constructivas, le daba una patada y no por eso dejaba de acercarse, lo miraba con desprecio y no por eso dejaba de ser un faldero, no pedía dinero prestado, ni me prometía que sería mi amigo para siempre, no me presumía del enorme hueso que se comía, ni su olor a jabón fino con el cual ocasionalmente lo bañaba. Era simplemente un perro fiel, apegado, alegre y triste cuando estaba enfermo. Así que Firulais, pegado a mis pasos, cuidando mi sombra y en ocasiones hasta pisándola sin piedad alguna, no dejo ser un perro con misterios.
Recuerdo que tras ser atropellado en dos ocasiones, la cojera lo acompaño de por vida, yo lo veía tan natural como a mi padre, que también presentaba una secuela en una extremidad. Ambos lisiados, uno por las llantas asesinas de un conductor incanis que quiso arrebatarle la vida y mi padre por causa de la poliomielitis infantil que sufrió por descuido de sus padres.
Pues bien, el tal Firulais, un día fue envenenado y cuando sacaba espuma por la boca mi padre, que era duro de amedrentar, tomó al perro le metió aceite por el hocico y le dio vueltas hasta que vomitó. Días después el faldero se repuso de la indigestión, otros perros de la casa que lo acompañaron en la aventura, fueron enterrados en un terreno baldío.
Platicando un día con mi padre, le pregunté qué podía hacer yo si le ocurría a él lo mismo, ciertamente le haría tragar aceite, pero el problema sería darle de vueltas tomándolo de la cabeza. A mi corta edad, creía que esa sería una tarea difícil de cumplir. Así que la claridad que lo caracterizaba me despejó la duda; “Hijo, tal vez no ocurra nunca, yo me moriré cuando se mi hinchen los… huevos” y sí… mi papá un hombre sabio y quizás hasta descendiente del tal Nostradamus, murió tras un cáncer que comenzó en las vías urinarias.
Así las cosas y mi perro que habrá vivido como unos 10 años, llegó el momento en el que estiró la pata, aquella que cojeaba tanto y que mi papá decía que siempre debe decirse la verdad, porque más pronto cae un hablador que un cojo. Ahora no serviría de nada que tragara aceite o darle vueltas, su cuerpo mal trecho había dejado de serle útil y su alma preparaba las maletas para mudarse a su nueva casa. Un último ladrido o quejido o un adiós
Un día, tras una operación en la que a mi padre le extirparon un riñón, se reponía de ese profundo sueño, los rezos de una mujer piadosa terminaron con despertarlo. Durante un Ave María o algo así, los ruegos fueron escuchados por mi padre, entonces creyó que ya había muerto y lo estaban velando. El cuarto en oscuridad y el ruego de la mujer, parecía confirmar ese fatídico pensamiento. Abrió un ojo y luego el otro, para darse cuenta que seguía en su cama de hospital y la mujer abnegada, enfundada de negro era una de aquellas mujeres vestidas de monja que acuden a los hospitales. Fue tal el grito que la mujer se levantó como de rayo y salió de la habitación. “¿Hay señora, que su marido no es católico?” y mi madre entre risa y pena, sacó un billete del interior de su monedero y se lo entregó a la asustada mujer que se perdió entre pasillos y cuartos de hospital.
Mi padre creía en un Dios, pero nunca en los rezos. Así que ese momento de oscuridad y trauma, lo resolvió con un grito y palabrotas altisonantes que dejaré en mi memoria.
Precisamente a mi padre como a mi perro Firulais, le tocó homenaje fúnebre especial, con todos los honores que se merecen a los seres bien nacidos, luchones y sinceros.
Muerto el Firulais lo llevé a un lugar trasero del Convento, en donde había una huerta, junto a un árbol que cotidianamente regaba mi cuadripléjico animalito, con las aguas cristalinas de sus riñones. Así que ese lugar tenía algo propio y debía ser enterrado en ese lugar. Pero como nunca falta el chismoso, el sacristán le fue con el cuento a Fray Melquiades (tampoco se llamaba así).
--- Deja de llorar hijo mío, que solo se murió tu perro. ¡Vete a la escuela! Y entiérralo en otra parte, porque no puede tener sepultura en este lugar, que es santo.
--- ¡Pero fray Melquíades! Firulais no era un perro común y corriente, era un fiel compañero y tan inteligente que antes de morir, con sus ojitos tristes me dictó su testamento. Cuando le pregunté si sus domingos ahorrados, debían de ser para la capillita en donde usted oficia misa, tan pronto escuchó la pregunta movió la cola indicándome que era lo correcto. Así que le entregó estos 100 pesos que le dejó Firulais.
---¡Ah caray! ¡Qué perro tan inteligente resultó tu perro! ¡Bueno! ¡Entonces perro Firulais, resquiescat impace!
El sacristán chismoso terminó enterrando al Firulais, mientras que Fray Melquíades se guardó el dinero, se santiguó y me acompañó a la salida del huerto. Desde entonces en el lugar que ocupó la huerta, bajo ella los huesitos de mi perro se hizo polvo y cuando pusieron la cancha de cemento sobre la tierra que lo cubrió, hice una pequeña marca en el lugar que lo había enterrado. 
La marca aún sigue y el tiempo no ha borrado su memoria. Sin duda los cien pesos de los ahorros de Firulais, fueron bien invertidos, en un negocio con un sacerdote que recapacitó a tiempo. Es posible que mi viejo perro amarillo, lo esté acompañando al igual que a mi padre, allá a donde mudan las almas mortales, ambos contentos de haber hecho un buen negocio y de ganar un amigo.
Se dice que ahora, en tiempos de las encuestas para ocupar candidatura a cargos públicos, las indulgencias pueden hacer milagros, pero estás por lo regular tienen un precio. Lo cual no me parece extraño, puesto que si desde los viejos tiempos, el dinero era necesario para acercar nuestras almas al cielo, con mucha mayor razón, estas nos pueden acercar al cofre del dinero público y ante la impunidad imperante, la gente únicamente dice; “pues que Dios lo perdone”.
¿O no lo cree usted?



Infonavit no es la única opción para comprar casa

Comprar una casa no es la única opción para usar tu crédito del Infonavit, pero si ya tomaste esta decisión, es importante que reflexiones sobre lo que realmente necesitas. A continuación te proporcionamos seis consejos básicos que te ayudarán a elegir una vivienda nueva o usada. Cercanía con tu trabajo.
  • Tercer consejo básico. Reflexiona antes de decidir.
  • Cuarto consejo básico. Aclara el precio de la vivienda nueva que deseas comprar y pregunta por la Cobertura de Calidad.
  • Quinto consejo básico. Observa muy bien la vivienda que quieres comprar si es usada.
  • Sexto consejo básico. Apóyate en las herramientas que el Infonavit pone a tu alcance.


Temas inmobiliarios:

No hay comentarios: