sábado, 4 de marzo de 2017

La danza de los millones: Fraude en salud

Jorge Aguilar Chedraui, el ex Secretario de Salud de Rafael Moreno Valle, creó una red de corrupción al lado de Gabriel González Cossío y Eduardo Letayf Acar. El modus operandi consistió en pagar por mantenimiento y rehabilitación de hospitales que después iban a ser sustituidos por los famosos Centros de Salud con Servicios Ampliados, por lo que el gasto no tenía justificación. Además, los nuevos centros tenían un sobre costo de 300 por ciento, que en total equivale a 804 millones de pesos. Los legisladores del PRI, MC, Morena y PRD llaman a investigar las presuntas irregularidades.

Por Osvaldo Macuil y Esteban de Jesús López

Ciudad de México, 14 de febrero (SinEmbargo/PeriódicoCentral).- Durante el sexenio de Rafael Moreno Valle, el ex Secretario de Salud de Puebla, Jorge Aguilar Chedraui y la red de corrupción que montó al lado de Gabriel González Cossío y Eduardo Letayf Acar, crearon un modus operandi que consistió en rehabilitar, dar mantenimiento y ampliar unidades médicas en el estado que después fueron derribadas y sustituidas por los famosos Centros de Salud con Servicios Ampliados (CESSA), con lo que provocaron un quebranto por 165 millones 252 mil pesos.

El negocio millonario continuó en la construcción de los nuevos centros de salud, pues el ahora Presidente del Congreso de Puebla y sus operadores triplicaron los costos de 25 Centros de Salud por los que pagaron mil 139 millones de pesos —en 21 mil 756 pesos el metro cuadrado—, cuando de acuerdo con constructores consultados por PeriódicoCentral debieron haber costado 334 millones 894 mil pesos — siete mil pesos el metro cuadrado.

PeriódicoCentral revisó los contratos de obra entregados directamente por la Secretaría de Salud de 2011 a 2015. Con la creación de una base de datos se pudo corroborar que sin sentido se licitaron al por mayor obras para dar mantenimiento, ampliar o rehabilitar, centros de salud que, de antemano, sabían que serían derrumbados para construir nuevos edificios. Es decir, la dependencia pudo haber ahorrado los 165 millones de pesos que gastó en estas obras temporales y solo gastar en la construcción de nuevos edificios.

Este periódico digital logró documentar las irregularidades con base en un calendario de obras realizadas, uno de los casos más claros de este desperdicio de recursos es el Centro de Salud Urbano de Izúcar de Matamoros, para el que en 2011 se erogaron 868 mil 93 pesos para su mantenimiento; en 2012 se ejercieron un millón 429 mil 916 pesos en más obras nuevamente de mantenimiento, y al final la inversión se fue a la basura, pues en 2014 se sustituyó por un muevo CESSA de 19 millones 926 mil 19 pesos.

Las irregularidades encontradas se suman a los 400 millones de pesos que esta red de corrupción desvío en recursos a través de licitaciones a modo entregadas a empresas pantalla que controlaban Eduardo Letayf y el primo de Jorge Aguilar Chedraui, Eduardo Torres Chedraui y que documentó el diario local Cambio el pasado 23 de enero.

ADEMÁS

El legado de Rafael Moreno Valle en Puebla: opacidad, represión, deuda, corrupción…
AMPLIACIONES, MANTENIMIENTO Y REHABILITACIONES ¡A LA BASURA!

Durante el tiempo en que Jorge Aguilar Chedraui estuvo al frente de Salud, se realizaron ampliaciones, mantenimiento y rehabilitaciones de Centros de Salud que después fueron sustituidos por los CESSA. En algunos casos los primeros trabajos se llevaron a cabo en 2011 y 2012. Un año después se dio la segunda fase de mejoras y apenas 12 meses después se licitaron los nuevos inmuebles insignia del gobierno de Rafael Moreno Valle.

PeriódicoCentral detectó que a 32 unidades de salud se les inyectaron 165 millones 252 mil pesos por trabajos tirados a la basura, pues en algunos casos las obras fueron demolidas o abandonadas.


Entre las irregularidades más claras que se encontraron destacan el Hospital General de Acatlán, que en 2011 recibió mantenimiento por un millón 990 mil pesos pesos. Para 2012 su ampliación fue de 56 millones 951 mil y un año después lo sustituyeron por un nuevo nosocomio de 142 millones 855 mil pesos que fue inaugurado por el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

ADEMÁS

Derechos Humanos va contra SS de Puebla: tardó cinco días en atender a una mujer embarazada y su hijo murió
Chignahuapan es otro caso. En 2011 el mantenimiento del Centro de Salud recibió un millón 416 mil pesos, un año después la rehabilitación fue de 353 mil 370 pesos; y en 2014 se sustituyó por un CESSA de casi 26 millones de pesos.

El tercero es el Hospital General de Teziutlán, pues en el primer año al frente de la SSEP, Jorge Aguilar autorizó un millón 182 mil pesos para mantenimiento. En 2012 se sustituyó por otro edificio y se desechó el que tenía 66 años; el costo fue de 378 millones 362 mil pesos. Si eso no fue suficiente, al siguiente año se les ocurrió que era necesario construir una cocina y se gastaron más de 800 mil pesos.

En el análisis se detectó que la base de datos de la Secretaría de Salud correspondiente a 2011, año que se dieron los mantenimientos, no se encuentra en el sitio web de transparencia del gobierno estatal todos los contratos ni el reporte de los avances de las obras, solamente hay 55 contratos en el registro.

ADEMÁS

Moreno Valle quiere a su esposa de Gobernadora, y le acomoda las fichas a modo, desde 2010
SOBRECOSTO DE MÁS DE 800 MILLONES DE PESOS EN LOS CESSA; TRIPLICAN SU PRECIO

En el análisis se detectó que la red de corrupción encabezada por Jorge Aguilar Chedraui, destinó mil 139 millones 230 mil 949 pesos para la construcción de 25 inmuebles entre CESSA y nuevos hospitales.

Estos espacios representan un total de 47 mil 842 metros cuadrados, por lo que en promedio su costo por metro cuadrado es de 21 mil 769 pesos. Es importante aclarar que este precio es únicamente por la obra, pues el equipamiento tiene un costo aparte.

Sin embargo, especialistas en la construcción consultados por Central —quienes solicitaron la gracia del anonimato por temor a represalias— estimaron que el precio para una unidad médica u hospital no sobrepasa los 7 mil pesos por metro cuadrado. De este modo por los más de 47 mil metros cuadrados, la dependencia estatal pudo haber pagado 344 millones 894 mil 840 pesos.

ADEMÁS

Un bebé muere por picadura de alacrán en Puebla; había antídoto, pero no doctor que lo aplicara
Los constructores explicaron que los casi 22 mil pesos en metro cuadrado es el equivalente al precio en un predio en el exclusivo fraccionamiento La Vista Country Club con una construcción que incluya acabados de lujo.

Los casos de sobrecosto más caros se dieron en Hospital General Tlatlauquitepec en el que el metro cuadrado de construcción alcanzó los 28 mil 893 pesos, lo que representó que la obra se encareciera en 212 por ciento.

El Hospital Comunitario de Cuacnopalan tuvo un precio de 27 mil 600 pesos por metro cuadrado. El CESSA de Tochtepec alcanzó un precio promedio de 27 mil 118 pesos el metro cuadrado. En el CESSA Santiago Miahuatlán fue de 26 mil 376 pesos.

Este portal de noticias también detectó que en la sustitución de los Centros de Salud por CESSA y Hospitales Generales, hubo un sobre costo total por 804 millones 336 mil pesos.



LA RED DE CORRUPCIÓN

A la cabeza de la red de corrupción de la Secretaría de Salud, se encontró desde un inicio Jorge Aguilar Chedraui, quien la operó directamente con la ayuda de Eduardo Letayf, director de Operación e Infraestructura de la dependencia, de 2011 a 2013, años en los que el panista fungió como titular de los Servicios de Salud.

Una vez que Aguilar Chedraui tuvo que dejar la Secretaría Salud —a principios de 2013— para ocupar una curul en el Congreso de Puebla, quien quedó al frente de la red fue Gabriel González Cossío como Subsecretario, pero incluso cuando dejó este cargo siguió de facto al frente de la operación.

Cossío tenía como principal hombre de confianza a Javier Cruz Grajales, ex director de Operación e Infraestructura. La red de corrupción será detallada en las siguientes entregas de este especial.

PRI, PRD MORENA Y MC PIDEN INVESTIGAR

ADEMÁS

A Lucio, de 12 años, lo arrollaron en Puebla. Le negaron la atención médica y hoy está muerto
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) es la única que tiene facultades para abrir una investigación en contra del ex secretario de Salud, Jorge Aguilar Chedraui por el quebranto de 165 millones de pesos en obras inútiles y el sobre costo de más de 800 millones en la construcción de los Centros de Salud y Servicios Ampliados, edificados durante el sexenio morenovallista.

Así lo consideraron los priistas Javier López Zavala y Víctor Giorgana; la perredista, Socorro Quezada; el legislador federal de Morena, Rodrigo Abdala y el diputado local de Movimiento Ciudadano, Julián Peña Hidalgo; quienes se alarmaron por la malversación de recursos que pudo haber sucedido durante la administración morenovallista en la Secretaría de Salud.

El aspirante del PRI a la gubernatura de Puebla para 2018, Javier López Zavala, fue el más crítico y exigió que se presente una denuncia penal en contra de Jorge Aguilar Chedraui:

Tenemos que pedirle a la Auditoría Superior de la Federación que investigue el origen y aplicación de estos recursos que no ayudaron en nada al crecimiento del estado, sólo fueron a hacer negocios y a parar a las bolsas de los empresarios o del prestanombres que él tiene, porque ya vimos que sin licitación un amigo de él se dedicaba a construir estas obras de mala calidad y a la larga sin ninguna proyección porque no hubo planeación”.

Además, dijo que quedan 5 años para que se investigue la aplicación de los recursos que estuvieron a disposición de Aguilar Chedraui y calificó como una incongruencia su argumento de que ya fueron aprobadas sus cuentas públicas cuando el morenovallismo insiste en reabrir las del ex munícipe capitalino Eduardo Rivera.

Que se sancione conforme a derecho, no sólo es suficiente la sanción sino que se devuelvan esos recursos y apoyen a la gente, no a los amigos de Aguilar Chedraui (…) Es lamentable que haya desviado más de 160 millones de pesos, que no hayan servido para nada. Eso es no tener sensibilidad de ninguna formación responsable, porque ese dinero hubiera servido para algo más urgente como comprar medicamentos, como contratar más médicos, hay un problema enorme en el estado. En Zacapoaxtla y Cuetzalan la gente se queja de que la ambulancia no tiene gasolina”.

Por su parte, la Diputada del PRD y dirigente estatal de ese partido, Socorro Quezada Tiempo consideró que las notas en contra del líder del Congreso son parte de un fuego amigo de alguien a quien incomoda, e indicó que las cuentas públicas del actual legislador del PAN ya fueron aprobadas.

Además, precisó que sólo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) puede investigar el desvío de recursos del panista cuando fungió como secretario de Salud:

Parece más fuego amigo. Creo que es incómodo para alguien del nuevo gobierno. Que denuncien ante la ASF porque su cuenta pública ya fue aprobada”.
En entrevista por separado, el coordinador de los diputados del PRI en San Lázaro, Víctor Giorgana destacó que la ASF debe investigar a toda la administración morenovallista al igual que el gobierno entrante a través de las actas de entrega- recepción.

Sobre el caso, el Diputado federal de Morena, Rodrigo Abdala Dartigues también coincidió en que la única instancia que podría investigar el desfalco de Aguilar Chedraui a la Secretaría de Salud es la ASF. Sin embargo, aseguró que la dependencia federal ha mantenido una complacencia a todos los actos de corrupción de la administración morenovallista.

Es lo que nos está demostrando la ASF, hay un aval incluso a este tipo de conductas y desfalcos. Recordarás que para el tema de la deuda de Moreno Valle, es un asunto que yo pedí a la ASF que lo diera a conocer, que hiciera un informe sobre el mismo, eso fue en febrero del año pasado y no ha sucedido nada”.

Finalmente, el legislador de Movimiento Ciudadano, Julián Peña Hidalgo coincidió con la perredista Socorro Quezada, en el sentido de que las cuentas públicas de su compañero ya fueron aprobadas y únicamente la ASF podría investigar la aplicación de recursos federales en el rubro de salud.



Infonavit no es la única opción para comprar casa

Comprar una casa no es la única opción para usar tu crédito del Infonavit, pero si ya tomaste esta decisión, es importante que reflexiones sobre lo que realmente necesitas. A continuación te proporcionamos seis consejos básicos que te ayudarán a elegir una vivienda nueva o usada. Cercanía con tu trabajo.
  • Tercer consejo básico. Reflexiona antes de decidir.
  • Cuarto consejo básico. Aclara el precio de la vivienda nueva que deseas comprar y pregunta por la Cobertura de Calidad.
  • Quinto consejo básico. Observa muy bien la vivienda que quieres comprar si es usada.
  • Sexto consejo básico. Apóyate en las herramientas que el Infonavit pone a tu alcance.


Temas inmobiliarios:

No hay comentarios: