domingo, 24 de mayo de 2015

Impunidad

Susurro en la neblina
por Rodolfo Herrera Charolet

El día internacional de los Derechos Humanos no tenemos nada que celebrar, ya han pasado más de cinco años que fue asesinado y nada de nada.

Su vida apagada entre el camino y la neblina, su voz como susurro aún se escucha porque clama justicia. Su padre mira al cielo y sigue teniendo sed y necesita de sus palabras, sin acostumbrarse al vacío de su ausencia.

Hay vacío en la vida de la familia, como vacío en las indagatorias, homicidas disfrazados de policías, que segaron una vida entre la bruma y el silencio, en un paraje que conduce hacia nada.

El padre se pregunta ¿En dónde está la justicia? Ante las autoridades que abandonan la chamba, esperando que el tiempo cubra las heridas como el polvo las huellas de la infamia, mientras en esos mismos caminos se siguen sembrando muertos que también esperan el final de los tiempos, para que a ellos se haga justicia.

¿En dónde están las autoridades que ahora callan? De nada sirven ya las instituciones, cuando a un joven la vida se le escapa, ante la ineptitud de gobernantes que atienden los asuntos como tomarse un coco con ginebra en su borrachera macha. 

Pero así es la típica burocracia, que entre el calor y la hamaca, encuentran escusas para no hacer nada y mucho menos entre caminos de susurros y neblina, en donde únicamente a la gente matan.

En la Ceiba todo pasa, desde asaltos hasta crímenes, tan cotidianos que se dice es un lugar caliente, en donde fantasmas de lugareños como de todas partes, claman firmeza de manos que se manejan como el  aire entre palmeras. 

¡Corrupción! ¡Ineptitud! ¡Descaro!

Todos gritan fuerte y desesperado, mientras los homicidas entre el serpenteo se esconden entre parajes de troncos y hojarasca.

Yo sé bien, que entre la neblina, de plano no se ve nada, hay que detenerse en alguno de sus parajes. Entonces ocurre como aquella tarde noche de diciembre, cuando en uno de ellos dos jóvenes fueron asaltados, uno terminó  asesinado el otro, deambulando sin rumbo fijo que para su fortuna fue rescatado de su dolorosa pena. 

Dicen los que saben de esto, que fueron policías que estando francos aprovechan el día, ya sea para asaltar o extorsionar a bordo de patrullas, porque la lluvia los seduce entre los caminos de neblina.

Miles son las preguntas que todos se hacen, la prensa lo registra, son policías pero sus jefes se hacen de la vista gorda, porque entre la eterna confusión todos sacan provecho.

¡Complicidad! ¡Torpeza! ¡Desvergüenza!

Los muertos se acumulan entre apagados suspiros, en el eterno invierno que los adormece mientras sus padres, hijos, esposas o amigos esperan audiencia de funcionarios que anteponen fronteras y distancias. Salen con su batea de babas, “señor este homicidio presenta rasgos de crimen pasional”. Dicho sea de paso, lo afirma un experto en cachetadas, eludiendo el funcionario de marras que es responsabilidad del estado garantizar la seguridad y libre tránsito.

Así justificándose se sabe o al menos los lugareños lo dicen, que es costumbre la existencia de guardias blancas, autorizadas o toleradas por el gobierno que disfrazados de policías lo hacen para despistar. También es costumbre que estos esbirros de la corrupción a manera de cobro por sus servicios asaltan a quien ofrece el momento, ya sea por la neblina o porque se les pinchó una llanta. Si el motivo de quedar varado en un paraje de la Ceiba, entre chipi chipi o neblina fuera un accidente, el saqueo es parte de la tarea de limpieza.

Cada vez que paso, por esos caminos inundados por la neblina, mi corazón parece de niño temeroso de algún payaso loco, que tolerado por autoridades de oídos sordos y corazones de piedra, pretenda algún dinero o simplemente por distracción quitar la vida.

In Memoriam de Pablo Gnuyen
24 mayo 1972 – 10 diciembre 2009




Infonavit no es la única opción para comprar casa

Comprar una casa no es la única opción para usar tu crédito del Infonavit, pero si ya tomaste esta decisión, es importante que reflexiones sobre lo que realmente necesitas. A continuación te proporcionamos seis consejos básicos que te ayudarán a elegir una vivienda nueva o usada. Cercanía con tu trabajo.
  • Tercer consejo básico. Reflexiona antes de decidir.
  • Cuarto consejo básico. Aclara el precio de la vivienda nueva que deseas comprar y pregunta por la Cobertura de Calidad.
  • Quinto consejo básico. Observa muy bien la vivienda que quieres comprar si es usada.
  • Sexto consejo básico. Apóyate en las herramientas que el Infonavit pone a tu alcance.


Temas inmobiliarios:

No hay comentarios: