lunes, 12 de marzo de 2012

Nació para insultar


Editorial
Fauna Política
Merecido lo tenía, porque nació para insultar
por Rodolfo Herrera Charolet


Si en estos momentos se desatara una revolución violenta en el país (otra además de la que ya se libra), sin duda las primeras cabezas que rodarían sería la de un joven que no siendo escusa su corta edad, la mediocridad parece ser su mejor arma, al criticar según él, como inadmisible "el matrimonio entre jotos" y el día de hoy como "merecido el asesinato de un transgénero en Puebla".

Al leer dichas declaraciones y observar su facha desparramada en una curul legislativa me imagine la intolerancia y el cinismo de Hitler cuando justificó sus millones de asesinatos, se dice que 30 millones de almas fueron víctimas de una mente retorcida.


Pues bien, ese joven, como Hitler en su momento, necesita con urgencia tratamiento psicológico, antes de que una mano asesina igual que intolerante que él, termine con su pobre vida. Pero también existe la posibilidad de que gracias a esa desfachatez y carencia de sensibilidad, sea útil para un grupo ultrasecreto que esté deseoso de esos individuos, y entonces, en el futuro cercano lo veamos promovido a cargos de representación popular por la mano invisible que lo maneje. No lo sabemos, puede encumbrarse, puede perder la vida o simplemente pasar en poco tiempo al pantano de la mediocridad.

El joven, al igual que Hitler, justifica su actitud homofóbica y carente de sensibilidad humana, partiendo de principios distorsionados de una cuna ajena a la realidad de nuestro tiempo, quizás, hasta sea producto de una violación o abandono familiar, al haber carecido de leche materna o cariño desde su infancia.

No lo sabemos, no lo podemos criticar, no se le pude pedir al mendigo de la razón que su fruto de luz a nuevas generaciones, ni siquiera para provecho de él mismo. No, no es posible y menos encumbrar su nombre en una fama efímera, que dicho sea de paso, pone en riesgo su vida. Porque de su intolerancia de derecha existe el contrapeso de la izquierda y en este lado también existe el rencor y enfado de quienes critica y no todos son pasivos o tolerantes, de hecho puede afirmarse que la pasión es mayor a sus fuerzas.

Así las cosas, porque en medida de sus palabras, de un joven estúpido, si así fuere el caso, cuando se publicara su lamentable muerte, producto de su insensatez habrá quienes repitan sus palabras "merecido lo tenía, porque nació para insultar".
¿O no lo cree usted?
2012-03-12 | Ciudad de México

No hay comentarios: