miércoles 16 de noviembre de 2011

Gravedad

Ruinas de Papel
Gravedad
por Rodolfo Herrera López

Cholula: 16 de noviembre de 2011
Estar informado es maravilla de la actualidad, una fantasía; además, toda opinión tiene tanta influencia y valor como la educación, salud, democracia, igualdad, seguridad… (la lista es larga) en nuestro país. Sin embargo, la opinión al menos existe. 
Es por esto que pocas veces me animo a expresar alguna postura. La palabra parece ya no poder cumplir con alguna función, ¿cómo podría hacerlo si la comunicación está en retroceso? Pocos escuchan, pocos se interesan y quienes lo hacen no logran seguimiento o, aún peor, acción.
En México no existe la comunidad y los intereses compartidos, sólo el vivir diario de los individuos acompañado de murmullos contra la violencia y el declive social. Muchos deciden no escuchar, pero quienes creen en el mundo mágico de la información seguramente están más atentos a los “detalles” diarios sobre la decadencia interminable de México (imposible mencionar todas las causas). En estos días las noticias son la eficacia mal enfocada de la PGR y el pleito que tiene la ley gravitacional con los transportes aéreos de la burocracia mexicana.
No me atrae la crítica de lo local y pasajero, sino la reflexión sobre lo que motiva y relaciona los eventos. Si la PGR detuvo a @mareoflores, para qué bramar sobre la injusticia si hacerlo es como una explosión en el vacío. Prefiero tan sólo hacer dos preguntas: ¿qué pasaría si esa vigilancia tan eficiente tuviera el mismo éxito para localizar y enfrentar los verdaderos delitos? El “tuitero” fue arrestado por sus dones proféticos, pero ¿qué pasó con el policía que asaltó a uno de mis conocidos hace casi un año?
Por otro lado, quien crea que el desplome del Súper Puma fue mero accidente seguramente es extranjero. Sorprende la falta de originalidad del “accidente” y que sea dado a conocer como tal. Pero esto es lo que menos importa, la verdadera preocupación debe ser por la apatía que registra el pueblo mexicano que, a pesar de cuestionar la veracidad de la noticia, no responde ante el descaro de la mentira y la opresión.
Es más que desalentador que aún toleremos engaños, opresión, extorsiones y amenazas. Sin tener las habilidades proféticas de “Mareo” es fácil prever que México comparte el mismo destino que sus Secretarios. Cada día es un jalón más al precipicio, sin ningún logro o aportación respetable al progreso (educación, ciencia, arte; por nombrar algunos). Nuestro país no es más que una masa obediente al efecto de la gravedad.

0 comentarios: