jueves, 6 de octubre de 2011

Gasto millonario para el 2012


Fauna Política
La danza de los millones
Por Rodolfo Herrera Charolet
La campaña electoral Las elecciones del 2012 costará 15,953 millones 906,379 pesos y se sumará al record de las elecciones más caras de la historia en nuestro país, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos presentado por el gobierno federal a la Cámara de Diputados, el órgano electoral echó a la basura las demandas ciudadanas de austeridad, menos publicidad y menos días de campaña.

Aún cuando la voluntad ciudadana está representada en sus diputados, estos olvidan el origen de su elección para entregarse en los brazos de las burocracias partidistas que demanda, además de lealtad, el servicio pleno de su representación, bajo la consigna bien sabida de que al no acatar dicha disposición, su futuro político puede quedar comprometido.

Una de las razones de temor de los legisladores, es bajarse de la ubre presupuestal, motivados más por la reelección sin esfuerzo y como único compromiso la obediencia a los dictados del “pastor”, también llamado líder de bancada, que no siempre es el coordinador parlamentario, dicho más simple, el diputado que manda y no el que ostente el cargo.

Por ahora la propuesta de gasto electoral para el 2012 será analizada por los diputados de la Comisión de Presupuesto y de la Comisión de Hacienda. En el caso de la Ley de Ingresos, debe quedar aprobada por los diputados el 20 de octubre y por los senadores el 31 de octubre, mientras que el Presupuesto de Egresos debe estar aprobado por la Cámara baja a más tardar el 15 de noviembre.

 Una vez que el secretario de Hacienda y aspirante a ocupar el cargo de Presidente de la República, Ernesto Cordero, abandonó el recinto, el presidente de la Comisión de Presupuesto, el priista Alfonso Navarrete Prida, dijo que la entrega fue veloz, pero que el análisis no lo será tanto, porque (según él) “Habrá que ver cómo lo modificamos, tomando en cuenta las necesidades de la nación”, dijo a los medios de comunicación.

Pero la realidad política es otra, en el estira y afloja, los partidos impulsarán por conducto de sus legisladores de bancada, aquellos acuerdos que los beneficie y que en su caso, cumplan en apariencia con su electorado otorgándose a estas voces, el beneficio de la obra pública o de los proyectos productivos que se autoricen.

Una forma que tiene el ejecutivo federal de salirse con la suya, es proponer impuestos o aumento a los existentes, a sabiendas que deberá de ceder a cambio de que sean aprobados otras partidas, como tratando de convencer a los legisladores que no pueden llevarse el “carro completo”.

En realidad, esta forma de negociación-presión velada, va aparejada a “soltar” algunos beneficios en el presupuesto de egresos. Mecánica que se ha utilizado, al menos, en la última década. Como la propuesta que ya se discute en el H. Congreso de la Unión, en el sentido de que y no el ejecutivo federal ha incluido el impuesto a que se refiere el Ejecutivo Federal en el artículo 22 de la propuesta de Ley de Ingreso de la Federación para el ejercicio fiscal 2012, que señala las entidades federativas podrán restablecer un impuesto a las ventas y servicios al público en general, un “IVA Estatal” además del 16% de IVA que ya estamos pagando.

Los legisladores de diversos partidos se enfrascarán en la lucha del No, Si o a medias, mientras el gasto excesivo avanza por otra línea, en ocasiones invisible para nuestros diputados, preocupados más por los comentarios del Twitter, o la novedad de su Ipod que el quehacer legislativo que deben cumplir.

Así que las demandas ciudadanas en manos de diputados que representan más a los partidos políticos que al electorado, se irán a la basura o ser parte de un discurso empalagoso o que los justifique, mientras que el IFE sigue con la danza de los millones.

¿O no lo cree usted?

No hay comentarios: