viernes 30 de septiembre de 2011

Atentado imprudente al vástago real


Fauna Política
Raterillos imprudentes
Por Rodolfo Herrera Charolet
Como verdaderos raterillos imprudentes deben ser calificados los individuos que se atrevieron a importunar el descanso del director estatal de Protección Civil, Jesús Morales Martínez; hijo del ex diputado federal y diputado local, Jesús Morales Flores; sobrino del ex gobernador del Estado y Senador de la República, Melquiades Morales Flores, primo del diputado federal y aspirante a senador de la República, Fernando Morales Martínez… ¡Si! Verdaderos imprudentes.
Ante tal osadía, Jesús Morales Flores afirmó que el atentado no quedará impune, “Los que deben abandonar el estado y el país deben ser los que se atrevieron a hacer esto, porque en la defensa de nuestra integridad somos radicales, yo en lo personal… ya está la denuncia (ante la Procuraduría General de Justicia) y tienen que caer quienes cometieron esta osadía”. Y la verdad que tiene razón, ¿Cómo no indignarse ante tal osadía? Eso de echar balazos de una 38 Super, para ahuyentar a raterillos, si es para indignarse, más si los imprudentes desalmados han penetrado en la casa del vástago y lo caro que resultan las dichosas balas.
 La indignación del legislador PRIísta, que de seguro compartirán muchos actores de la fauna política poblana, que podrán afirmar “mejor los hubiera recibido con su R-15 o una bazuca”. Pero el pueblo, la raza, los de siempre, los que solo alcanzan apaliar sus dolencias con rezos y flores o agüita a San Ignacio de Loyola, ven con tristeza que la ley no es pareja, ni con igual prontitud son atendidas sus quejas.
En el sueño de los justos, descansan entre pilas de expedientes amarillentos cientos de denuncias, cuyos delitos, en su mayoría quedan impunes y solo se convierten en guarismos de las estadísticas de la delincuencia.
El pueblo al enterarse del currículo familiar, de la infortunada víctima (Jesús Morales Jr) querrán tener de a perdis el pedigrí de su perro, para que alguna autoridad les procure justicia o tener un charpe para amedrentar a pedradas a los delincuentes, que en ocasiones violan, saquean o asesinan.
¡Quizás! Esa sea la razón, que el pueblo se cansa y tanto ha sufrido ante la indiferencia que se toma en serio eso de la justicia por su propia mano. En Puebla, lo que lleva la actual administración de gobernar una de las entidades más seguras del país, ha sido escenario de más de una veintena de intentos de linchamiento, con un saldo de 40 detenidos y un ciudadano que resultó muerto tras ser confundido por un delincuente en Santa Rita Tlahuapan el 19 de mayo.
En la noche del 31 de enero, cuando Rafael Moreno Valle tomó posesión de la administración del estado, en la junta auxiliar de San Baltasar Atlimeyaya, en Atlixco, la población intentó linchar a seis policías estatales quienes supuestamente intentaban extorsionar a unos leñadores de la población. En las siguientes semanas, seis hechos violentos con intento de linchamiento ocurrieron en Tehuacán, tres en Texmelucan. En la mayoría de los casos, los presuntos delincuentes han sido sorprendidos robando o intentándolo en el interior de algún hogar.
Uno de los más indignantes es el ocurrido en Tepeaca, el 17 de abril, en donde la población intentó hacer justicia por su propia mano, tras difundirse que un individuo detenido era acusado de violar a tres niñas.
El pueblo que ya es atento a lo que dicen los políticos y quizás siguiendo el ejemplo del vástago que fue importunado en su noble sueño, se arme hasta los dientes, aunque sea para cazar a raterillos imprudentes.
¿O no lo cree usted?

0 comentarios: