martes 24 de agosto de 2010

Amor en el ciberespacio

Fauna Política

Internet Peligroso

Rodolfo Herrera Charolet

 

Trastornada por aquel invento prodigioso, Cristina dejó su rastro todas las noches por el laberinto cibernético, abrió infinidad de puertas hacia su intimidad, dejando al descubierto su inocencia. Hasta que José Luis se dio cuenta y se puso en contacto con su Hi5.

–José Luis quiere ser tu amigo. –Haz “Clic” para aceptarlo. Tenía esa opción o rechazarlo y no ver las fotos de su nuevo amigo. Así que Cristina hizo “Clic” y lo aceptó. Muy pronto se comunicó con ella.

–¡Hola… como estás!  ¡Gracias por aceptarme!

Con el tiempo Cristina con la locura del corazón y su inocencia, fue cautivada por las palabras tiernas de José Luis, todos los días “chateaban” hasta altas horas de la noche. Intercambiaron chistes, fotos y recetas de amor. En cierta ocasión encontró su madre la puerta atrancada, y tocó varias veces, sabiendo que si Cristina no habría habiendo escuchado la primera vez, estaría allí hasta la última, y al cabo de una espera interminable entre gritos y amenazas de cancelar el servicio de Internet, Cristina abrió la puerta, quien se talló los ojos, como si no hubiera escuchado y hubiera acabado de desertar. Le dijo a su madre que había dejado la luz y la computadora prendida y que ella se había quedado profundamente dormida. Durante los días siguientes, por las mañanas se derrumbaba de sueño, porque gozaba en secreto de las confidencias de la noche anterior. Lo que Cristina no le dijo a su madre, es que ella se había hecho adicta al sexo “virtual” y que cada noche, “lo hacía” con su novio… también “virtual”.

En efecto, tras complicadas y perseverantes jornadas de “sexo” virtual, lo había conseguido el día que sería real y José Luis le propuso a Cristina que se vieran en un hotel de la ciudad de Puebla. Cristina nunca regresó a su casa, fue encontrada sin vida una mañana en la habitación del hotel “La Pedrera”. Desnuda sobre la cama, sus ojos se habían nublado para siempre y apenas tenía 14 años. Su madre utilizó sus ahorros de la fiesta de quince años para su entierro. Jose Luis la asfixió con una almohada presionándola. El sospechoso de asesinato de la niña de Ecatepec, fue acusado de haber utilizado una de las redes sociales virtuales (RSC) de contacto, una de tantas que existen en el mundo; Facebook, Hi5, Sónico, MySpace, Twitter, Netlog, Tagged, entre otras.

Las Redes sociales virtuales (RSV) buscan la relación entre actores que al interactuar comparten y disfrutan la oportunidad de conocer a otros, su cultura, afinidades o intereses. Sin embargo las redes sociales no están libres de intromisiones que corrompen el sentido social para el cual fueron creadas, siendo utilizada la información disponible en perjuicio de sus integrantes.

Los expertos en seguridad del mundo digital, afirman que hay demasiada información personal en la red, sin garantía de que esté bien resguardada o que su uso no provoque eventos de vulnerabilidad individual. Por lo general o como regla general, los usuarios de las Redes sociales virtuales no leen las condiciones de contratación, en su mayoría gratuita, ni tampoco atienden el cuidado que deben tener de mantener sus datos o imágenes personales en secreto. Parte del peligro en las redes sociales virtuales reside en que además de la información proporcionada, lo son las aplicaciones que se adicionan a cada sitio, así como a la vulnerabilidad en la que se coloca el actor o usuario cuando se encuentra en línea con el sistema.

Los nuevos tiempos obligan a todos a ser prudentes en el uso o abuso de los avances tecnológicos, a fin de no entorpecer nuestro propio desarrollo o vulnerar nuestra seguridad y de quienes nos rodean. Es responsabilidad de los padres, la atención que deban prestar a sus hijos, en especial el uso de estas nuevas tecnologías y formas de comunicación. Aún cuando esta recomendación no sirva para salvarle la vida a Cristina que se convirtió sin proponérselo en la nota roja del día, cuyo recuerdo ya ha quedado bajo el polvo de olvido y evidencia de la existencia de un Internet peligroso.

¡O no lo cree usted?

 

 

jueves 19 de agosto de 2010

Frangollo

Fauna Política

tables dance” que no temen a la clausura

Rodolfo Herrera Charlolet

Se llama Estela porque nació el 30 de mayo, tenía 16 años cuando por primera vez, fue madre, nació en Tlapacoyan Veracruz, pero vivió en Puebla, formó parte del éxodo de niñas que salieron del pueblo rumbo a hogares de la ciudad. Lo que gana mensualmente se lo envía a su padre, quien sin oficio ni beneficio ha repartido a sus hijas a igual número de hogares ajenos. En navidad el “patrón” debe mandar la botella y el aguinaldo, una vez al año (dos o tres días) las hijas deben visitarlo, solo para verlas y no olvidar su cara, en caso de verlas embarazadas cuesta más y el patrón debe “cumplirles”.

Cuando Valente fue por ella a la casa de su padre, tenía 8 años. Necesitaba una nanita para sus hijos pequeños, tan pronto crecieron la ascendió a “chacha” oficial de la casa. El padre de Estela no le importa si estudia o deja de hacerlo, no le importa si ahora tiene un hijo, de hecho, está contento porque es una niña y ya se está imaginando que la pequeña lo mantendrá cuando él sea viejo.

Algunas personas que consiguen muchachitas para el trabajo doméstico, creen que sus progenitores desean “gente decente” para que su retoños “mejoren” y lleguen a ser “alguien” en la vida. Sin embargo miles de ellas, no llegan ni a pisar el patio de la escuela, no tienen prestaciones sociales y la gran mayoría tienen hijos de violaciones, cometidas en los núcleos familiares a los que son entregadas, como una forma de esclavitud doméstica.

 Estela arrastrada por la vida, se dedicó al oficio del “table dance”, cuando la familia del hombre que la violó la votó del que había sido su hogar durante ocho años, aún cuando el infiel siguió “amándola” cuatro años más y la visitaba en el antro, le daba buenas propinas y descargaba su humor en ella. Esa relación nunca se había hecho pública, porque él era un hombre ajeno. Así que entre la alternancia de hombres ajenos, rubios, morenos, altos o rubios, ricos o pobres, ha pasado la vida y desempeñado su trabajo. Abandonó la esperanza de encontrar un hombre para su vida, porque habiendo tenido tantos en forma pasajera, se ha ganado la vida y ahora su padre, recibe mensualmente su gasto, pensando que su hija estará en buenas manos. Ha perdido en poco tiempo la fuerza de los muslos y la dureza de sus senos, ha sufrido enfermedades venéreas pero por ahora solo transmite herpes genital. Por fortuna el aciclovir lo controla y solo esporádicamente le salen lesiones que ni se ven, así que el dolor de las ampollas lo aguanta y sigue ejerciendo su encargo.

Con el tiempo Estela hizo de la ternura un arte de engaño y logró que el noctámbulo encarrerado el gato, se sintiera querido y quizás amado.

–¡Huy papito… eres un amor! ¡Huy eres un toro!

Así entre huy huy, Estela se gana la vida y de paso buenas propinas, entre laberintos de cuartos y rincones de antro.

Hoy Valente tiene SIDA y está preocupado, porque su hijo más pequeño, fue infectado. Pero la vergüenza no fue tanta, porque la madre de aquel pequeño se convirtió en banquete de gusanos, provocado por ese terrible contagio. Así que viudo y liberado de la carga del matrimonio, pudo darle rienda suelta a la hilacha, posiblemente infectando mujeres de antro y quizás hasta las “decentes” que cautivó durante su nueva soltería.

Cuando supo del terrible mal que sufría, pensó que no era nada malo, porque él –siendo asintomático– ni se había dado cuenta, ni tampoco había cundido el mal olor en toda la casa, pensando que “aquello” delataba al contagiado. Así que ante el médico se quedó inmóvil, como petrificado, por un largo rato preguntándose quien lo había contagiado, pero su memoria no fue suficiente para albergar tantos nombres y solo se dio cuenta del abismo de su desenfreno. Sin embargo, se repitió en su mente un solo nombre, Estela, debía de haber sido ella, porque ella fue siempre la preferida.

Así que una noche de insomnio y calor en la recámara, saltó de la cama y se puso los pantalones, se dirigió al antro en el que Estela trabajaba, para llevarse el chasco de su vida, porque a pesar de lo influyente que el dueño era, el changarro había sido clausurado y las “chicas” del frangollo se había colocado, en infinidad de templos de adoración nocturna, que teniendo autorización, son “tables dance” que no temen a la clausura.

¿O no lo cree usted?

 

miércoles 18 de agosto de 2010

Matrimonios homosexuales podrán adoptar

Fauna Política

La “Suprema” y es el logro de las minorías

Rodolfo Herrera Charolet

 

Vivimos en un Estado laico, una economía regulada por el Estado y un sistema democrático; son algunas de las frases que se someten constantemente al escrutinio de la opinión pública, en virtud de que ese laicismo solo puede observarse en algunos documentos y libros de historia. La economía nacional, como lo sabemos, esta determinada por directrices del Banco Mundial con sede en el extranjero, y resulta, que el sistema democrático que tanto se cacarea se encuentra secuestrado por el monopolio de los partidos y una burocracia excesiva y asfixiante.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin duda ha ejercido un criterio jurídico apegado a derecho, sea o no justo. Un razonamiento que no admite mayor controversia, por ser la última instancia para dirimir controversias jurídicas en este país.

Se ha leído, escrito y discutido que vivimos en un Estado laico – que es una corriente de pensamiento, ideología, legislación o política de gobierno que impone, defiende o favorece la existencia de una sociedad organizada de forma independiente no confesional–. Aún cuando los gobernantes, cualquiera que sea el partido que los postule, no dudan en sacarse la foto con el mas alto pontífice de la Santa Sede –Léase Felipe Calderón y familia–. Cacareamos la existencia de un Estado laico, pero, muchos políticos recurren a la anulación de su matrimonio religioso –léase Vicente Fox–, para poder contraer nuevas nupcias y sea reconocida la “nueva” por la iglesia. Se dice que hay una separación real entre lo Público y lo Religioso, pero en campaña no hay candidato presidencial o candidato a gobernador de un Estado que no tenga reuniones especiales y promocionadas con el clero, en especial con el católico, que es mayoría entre la preferencia de los mexicanos. La razón es que en México se practica un laicismo de dientes para fuera, derivado de que el clero tiene mucho poder político, económico y de influencia cultural. La realidad del clero mexicano les otorga a los prelados una especie de “fuero” que no siendo del orden legal, si lo es en la práctica, pudiendo decir lo que les venga en gana, sin temor a ser sancionados o reconvenidos por sus opiniones. En cambio el poder de la autoridad civil, dura solo un trienio o sexenio –a lo mucho– y en ese tiempo, el hacer cumplir la ley, es un camino tortuoso y lento. Así que el pleito de dimes y diretes entre el ciudadano y jefe de Gobierno capitalino Marcelo Ebrard, en contra el ciudadano y cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Íñiguez, será uno de los temas de discusión pública, para conocer más a fondo las redes del poder y su influencia, tanto en los medios como en la sociedad mexicana.

¿Quién ganará la batalla? Los laicos que pretenden el imperio de la ley, o los clérigos que demandan el respeto a sus costumbres y tradiciones arraigadas en la preferencia religiosa de las mayorías.

No se quien gane la batalla, ni tampoco me interesa tanto, ante los verdaderos problemas nacionales que demandan solución. De lo que si estoy seguro y me interesa, es que en estos pleitos siempre pierde el ciudadano común, aquel que no teniendo vela en el entierro debe pagar los platos rotos.

Por lo pronto los matrimonios de homosexuales, podrán –por ley–. Además de ser reconocida legalmente su unión, la de adoptar a menores y formar una nueva forma de núcleo familiar, que se supone y se ha dicho es la base primordial de la sociedad. Aún cuando este tipo de uniones sean una práctica de las minorías en México.

Ante tal resolución que no siendo justa en la opinión de las mayorías, solo puedo decir que así se las gasta la “Suprema” y es el logro de las minorías.

¿O no lo cree usted?

 

jueves 12 de agosto de 2010

Fox Vs. Calderón

Fauna Política

Las Foximanías de Fox en Foxilandia

Por Rodolfo Herrera Charolet

El presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, no necesita de críticos de la oposición, porque con su antecesor le basta y sobra.

Dentro del desatinado “Diálogo por la Seguridad Hacia una Política de Estado” iniciado por el Presidente de la República, su antecesor Vicente Fox Quezada abrió la boca, sin el auxilio de su director de relaciones públicas y esta vez, lo que en verdad quiso decir lo dijo.

El lunes 10 de agosto de 2010, Vicente Fox afirmó que “durante su sexenio no se vivían los niveles de violencia que se expresan hoy, y propuso legalizar la producción, distribución y venta de drogas como una forma de golpear a los cárteles y abatir los índices de criminalidad”.

Lo que no dijo el presidente Calderón, pero que ha quedado registrado en infinidad de diarios, es la celebre frase de Fox, cuando afirmó “dejé encargado el changarro…” refiriéndose a sus viajes al extranjero y olvidándose de las penas que le causaba gobernar el país, acompañado de Martha María Sahagún Jiménez y su séquito de aduladores, a cargo –desde luego- de las arcas públicas. Tampoco el actual presidente y miembro del partido de Fox, le aclaró que fue en el sexenio foxista cuando no se apresó a ningún narcotraficante o secuestrador, por el contrario se les “escapó” Joaquín El Chapo Guzmán (21 de enero de 2001), ni tampoco se hicieron las acciones pertinentes para evitar el fortalecimiento de estos grupos.

Pero alejándonos del fondo de la disputa entre gobernantes y exgobernantes de este país, lo que no dijo Fox pero quiso decir, es que el país vive una de las etapas más violentas de su historia posrevolucionaria, como si el ciclo de los 100 años se hiciera presente, y ahora los soldados herederos de la independencia y la revolución, le hacen la guerra al narcotráfico en una cruzada nacional que alarma a todos.

Cifras oficiales difundidas por el director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Guillermo Valdés Castellanos, la lucha contra el narcotráfico arroja un total de 28 mil muertos, entre los cuales 4 mil son niños –Como lo afirma la diputada federal Teresa Incháustegui Romero–. En virtud de que el Estado y las organizaciones delictivas se disputan ahora el control de las policías, que anteriormente estaba en manos de los criminales ante la debilidad institucional.

El director del Cisen durante la segunda sesión de los Diálogo por la Seguridad, Evaluación y el Fortalecimiento convocado por el presidente Felipe Calderón, informó que del 1° de diciembre de 2006 a la fecha,  se habían registrado 963 enfrentamientos entre las bandas delincuenciales y las fuerzas del Estado, lo que representa casi uno diario. Uno de los problemas a los que se enfrenta el estado, es el hecho de que muchas de las policías estatales y municipales estaban bajo el control de los criminales y casi todo el país tiene la presencia del crimen organizado.

No obstante que el problema que representa el narcotráfico es global, el país se enfrenta a la escasa cooperación internacional y al respecto Valdés Castellanos hizo hincapié en la necesidad de que Estados Unidos actúe con mayor firmeza contra el tráfico de armas hacia México.

Ante el escenario nacional que mostró Valdés Castellanos, se confirma que Fox gobernaba su Foxilandia, en donde nada era más importante que la pareja presidencial, la posible sucesión de su esposa en la presidencia de la república y los negocios familiares, alejado de una realidad nacional que se sumergía en la inseguridad pública.

Sin duda la declaración ociosa, es una más de las Foximanías de Fox en Foxilandia, pero que evidencian el grave error de millones de mexicanos cuando lo eligieron como su gobernante, gracias –desde luego– a la buena mercadotecnia y a los medios masivos de comunicación.

¿O no lo cree usted?

 

miércoles 11 de agosto de 2010

Derechohabientes sin derecho

Fauna Política

Carolina en el consultorio 13

Por Rodolfo Herrera Charolet

Me resistía a creerlo pero lo pude comprobar. Me habían dicho que en el consultorio 13 de medicina “especializada” del Instituto Mexicano del Seguro Social en San Alejandro, la consulta otorgada a los derechohabientes es un “favor” que les hacen los médicos que trabajan en la institución y no un derecho social que debe ser otorgado..

Carolina a quien le programaron su cita con el ginecólogo, tres meses después de su consulta, acudió por el medicamento que debe tomar puntualmente cada mes, esperó tres horas hasta que los pacientes que llegaron antes que ella fueran atendidos, también espero la media hora de “fritangas” a la que tienen derecho los empleados del IMSS y finalmente, el médico se dignó a firmar la receta de la primera cita que había expedido un mes atrás, para que en “farmacia” entregaran el medicamento. Este procedimiento ocupó la atención del médico de un minuto, posiblemente dos, porque pidió prestado un bolígrafo.

Carolina deberá acudir al consultorio 13 de ese hospital, el próximo mes, tendrá que esperar; una hora, dos o tres, o el tiempo que sea necesario para ser atendida con la firma del médico, que le llevará uno o dos minutos. Por fortuna para ella, dentro de dos meses mas, le tocará consulta y entonces, el médico tendrá que invertir mayor tiempo en su atención, para conocer el avance de su diagnóstico. En aquella cita, para la cual Carolina ya se está preparando, para ser “revisada” por el médico tratante, ya se hace a la idea de que posiblemente tendrá que quitarse la ropa y colocarse una bata, para que piernas arriba tenga que “apechugar” pena y ser auscultada minuciosamente. Ese no es el problema, porque el ginecólogo está acostumbrado a ello y las mujeres tienen que hacerlo en beneficio propio. El problema y que es motivo de mi queja (que hago pública) es que dicha exploración se hace conjuntamente con otros dos médicos que comparten dicho consultorio, con igual número de pacientes. ¡Sí! la consulta médica en dicho consultorio se hace, sin el mayor respeto a la dignidad de los pacientes a la que tienen derecho, ni con la confidencialidad que debe hacerse. El motivo de dicha infamia es cumplir con una cuota de consultas, terminar la chamba del día y tener tiempo libre para otras actividades no médicas que realizan los empleados del IMSS.

Otra de las razones, por las cuales se hacen esas consultas por otros médicos, pasantes, practicantes, chalanes o ayudantes del médico especialista, es que la institución no cuenta con áreas suficientes para el desarrollo de la profesión. Esta deficiencia no es culpa del galeno y desde luego que es responsabilidad del Instituto Mexicano del Seguro Social, un compromiso que elude en detrimento de los derechohabientes.

Por fortuna yo no tengo que ir con el ginecólogo, pensé inmediatamente, pero tan pronto mi sonrisa apareció en mi rostro, se esfumó con la misma rapidez, cuando recordé que muy pronto tendré que acudir a mi cita con el urólogo para que me “chequen” el asunto de la hiperplasia en próstata y que se dice, es un examen bochornoso. Tras imaginarme una escena similar al que ocurre cotidianamente en el consultorio 13 de “solo para mujeres” en el IMSS, una escena en donde dos o tres galenos estén “revisando” la próstata de sus pacientes, en forma simultánea y colectiva en reducido espacio, pude sentir en carne propia la congoja de Carolina y lo que esta irregularidad por “deficiencia presupuestal” puede producir en nosotros los derechohabientes, que dicho sea de paso, merecemos un mejor servicio.

Por ahora, sin tener ingerencia en la solución del problema, solo como precaución y advertido de dicho fatídico consultorio; si me tocara revisión en uno con el mismo número, pediré cambio para otro, esperando que en dicho “cuartito” solo un médico y su paciente acudan puntuales a su encuentro.

¿O no lo cree usted?

 

viernes 6 de agosto de 2010

Como si no fuera suficiente

Ruinas de Papel

Como si no fuera suficiente

Rodolfo Herrera López

Parece que, confieso, mi desordenada costumbre de informarme tiene una obsesión,  ignoro si inconsciente. Pasaba la vista por los titulares esperando encontrar uno que me permitiera comenzar con mi lectura necesaria de las supuestamente buenas nuevas, cada vez más únicas en su especie, cuando me detuve ante la frase destacada: "convertirán Palacio Nacional en gran museo"

—¡Vaya buena nueva, algo de arte y cultura! Veamos qué pasa en esas áreas tan ajenas e irrelevantes para  la vida humana (pues, recordando las opiniones de sus contemporáneos que Larra llegó a reproducir: "¡política; nada de ciencias y artes! ¡En un país tan instruido como éste, es llevar agua al mar!)— me dije, con mi tendencia patológica de hablarme en tercera persona, y comencé a leer ingenuamente sin prever la pronta indigestión que sufriría.

Si mi inclinación parece ser encontrarme con la sabiduría  de nuestros líderes educativos, la de ellos ha de ser aprovechar su  posición para pretender involucrarnos con su pedestre entusiasmo nacionalista, manifestando una consumada intelectualidad con frases aptas para formar parte de la historia que defienden, tales como que la exposición de la Galería Nacional, antes Palacio Nacional, será: "quizás la más importante en la historia de México... Se trata de 'México 200 años, la construcción de la Patria". ¡¿Pero de qué está hablando nuestro secretario nacional de Educación Pública?! Con tan pertinente comentario parece demostrar que la más grande exposición que llegó a visitar fue algo parecido a las muestras de talleres de Casa de Cultura (sin despreciar por ello la calidad de ciertos productos que podemos encontrar en una de estas exposiciones). Imagino al pequeño Alonsito pasando por los pasillos del algún edificio público con su libro de Historia de la SEP y su  cabeza llena con la fantasía de héroes nacionales luchando a lado de los personajes de Marvel comics. ¿Aquel niño imaginaría en esos momentos sus estudios en sociología que lo llevarían a su sabiduría y  fe en la democracia con las que escribiría (pues cree que escribe) cuatro librazos? ¡Ah! No puede negarse que Alonsito conserva su espíritu infantil: ingenuo e ignorante.

Como si no fueran suficientes las ilusiones tan propias de los dirigentes y algunos otros cándidos ciudadanos que permitieron, por su cuestionable euforia, gastos tales como el realizado en el  utilísimo aparato que cuenta los días para la llegada del Bicentenario y que todo ciudadano puede admirar en el centro de la capital de Puebla (tal vez, ya que haya cumplido su necesaria función, este maravilloso objeto forme parte de la exposición de la Galería Nacional), Lujambio anuncia ostentosamente las celebración del bicentenario con expresiones como que  será la "celebración más grande y espectacular de nuestra historia. Será una fiesta digna de México y quedará en la memoria". Y nos hace saber su disgusto por el hecho de que el pueblo no está valorando de la importancia del festejo.

¿Qué puedo contestarle a nuestro digno representante? Recuerdo un titular reciente: "en pobreza alimentaria, 20% de mexicanos" o tal vez pueda invitarlo a mis visitas a la gente de mi barrio, de quienes no es necesario escribir más, pues son evidentes las circunstancias  en las que se encuentran y a las que pretendo referirme (mencionarlas sería una acto de falso sentimentalismo).

Don Alonso anuncia triunfante la magna celebración donde habrá 27 carros alegóricos, conciertos, 45 pantallas gigantes, fuegos artificiales; en conclusión, será algo "nunca antes visto". Pero al cuestionar si no sería más propio de un espíritu nacionalista invertir ese dinero en educación, salud o en el asunto del titular que acabo de mencionarles, contesta molesto que este evento  es algo único en la historia y lo merecemos. Yo creo que mis vecinos merecen agua potable, muros firmes, alimento, educación y medicinas (no niego la existencia de tales servicios, pero nadie puede negar su calidad cuestionable) para la infección estomacal de sus hijos que con fiebre y diarrea no los ha dejado dormir; sin embargo, esta apantallante inversión tal vez sea el motivo de la cuota SEP —pues, dudo ese dinero se destine a becas, si recordamos que el mismo secretario anunció un recorte en el presupuesto de 800 millones de pesos para las universidades públicas en el 2010—, incluso el aumento de precios en alimentos que nos resignamos a aceptar en el 2006 pudo haber sido el resultado de la previsión de nuestro gobierno por tener suficientes recursos para que el secretario realice su fiesta.

No puedo decir más, pues he de ir a trabajar ya que el esfuerzo académico no es motivo para recibir apoyo educativo de nuestro paternal gobierno, afortunadamente pronto llegará septiembre y podré celebrar con mis vecinos nuestra libertad, "nuestra independencia nacional", citando las memoriosas palabras de Alonso Lujambio.


Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal