jueves, 8 de abril de 2010

Nota Roja como distractor social




Fauna Política

Paulette y el nuevo chupacabaras

Por Rodolfo Herrera Charolet

Se dice que en el sexenio salinista, la promoción del mítico chupacabras, resultó eficiente para distraer la atención pública de los problemas nacionales. Todos los medios se volcaron a buscar evidencias, testimonios y elaboración de teorías con respecto a ese genial mito, que había sido causante de un centenar de vacas desangradas y gallinas “chupadas” hasta la última gota de sangre. Sin que se hubieran registrado pérdidas humanas o mayores trastornos sociales, que agregar a la fauna de los mitos, un personaje más, catalogado por los alarmistas entre nahual o extraterrestre.

En el sexenio del presidente Felipe Calderón Hinojosa, el alarmismo excesivo y la pretensión del lucro político partidista, no ha sido la excepción. Mientras se daba un duro golpe a la economía mexicana al incrementar el gas doméstico, electricidad y gasolinas, los titulares de todos los medios informativos y noticieros de radio y televisión, daban entrada a la noticia que conmocionaba el país; Un pastor boliviano, José Mar Flores Pereira, había secuestrado el vuelo 576 de Aeroméxico, armado hasta los dientes con dos latas de jugo, llenas de tierra y lucecitas infantiles. Sus declaraciones fueron cubiertas y analizadas por los más sesudos investigadores de la Procuraduría General de la República y de organismos internacionales, en virtud de que el peligroso secuestrador advirtió que a “México venía un terremoto como ningún otro y para pedir al pueblo que se uniera en oración” y que el mismísimo “Espíritu Santo lo acompañaba en su misión”. De sus antecedentes criminales, se encontró (porque el mismo lo dijo) que había estado en prisión por ser drogadicto y alcohólico. La fechoría fue perpetrada el día nueve, del mes nueve del año que terminaba en nueve, 2009. El presidente de la república atendió personalmente el problema y suspendió su gira de trabajo por el sureste mexicano, las Fuerzas Armadas montaron un impresionante operativo para resguardar el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El 4 de marzo en el vórtice de la violencia en la que se encuentra el país, entre el descaro, el descuido o el error, militares del Ejército mexicano, que habían montado un retén carretero, abrieron fuego con armas de grueso calibre contra una camioneta, donde viajaban 13 personas, la mayoría niños, resultando muertos los hermanos Bryan y Martín Almanza Salazar, de 5 y 9 años de edad, respectivamente. En el ataque realizado por los soldados, lanzaron granadas de fragmentación cuyas esquirlas hirieron a los vacacionistas que se dirigían a la playa de Matamoros para celebrar el domingo de Pascua ó "Día de la Coneja".

Ante la gravedad del suceso los medios nacionales dieron poca importancia al lamentable error y exceso de los militares y en su lugar se difundió ampliamente la desaparición de la pequeña Paulette, que gracias a la cobertura nacional logró una vorágine informativa que terminó con el parte oficial del lamentable accidente o descuido, dentro de un mar de dudas y especulaciones.

El seguimiento noticioso de Paulette es la reivindicación de la nota roja, aún cuando en la difusión de imágenes se violaran los derechos de la menor, en medio del horror de 18 mil narcoejecuciones, aprehensiones y por desgracia liberaciones, sumadas a las fugas en los CERESOS de peligrosos homicidas que lograron su libertad gracias a la corrupción imperante.

Sin duda, Paulette, fue el platillo fuerte de la nota roja para minimizar el encono social que provoca tanta ineficiencia y descaro, de quienes deben velar por la seguridad pública.

Mientras dure Paulette como tema principal de nota roja, el procurador mexiquense Alberto Bazbaz, puede seguir inmerso en su traje de policía nerd, con tropiezos, disculpas y elocuentes teorías, que solo terminan por dañar el ejercicio público y poner en duda la eficiencia del gobierno en cuanto a procuración de justicia. Paulette para Bazbaz es su talón de Aquiles, que pone al descubierto el lado más débil que tiene el gobierno mexiquense y que sin duda debe corregir, antes de que su costo se multiplique y solo como intereses sea cobrada la posible candidatura a la presidencia de la república.

La muerte de Paulette podrá esclarecerse o simplemente abandonarse entre los miles de casos no resueltos, dentro de un mar de intrigas e imaginación sin límites, en donde la nota roja es tan solo el pretexto, para endilgarle al aspirante presidencial todo tipo de ineficiencias.

Por lo pronto el cuerpo incorrupto de Paulette, ya descansa en el jardín eterno, entre la maraña de suposiciones de su muerte accidental, asesinato por uno de los padres, venganza de la terapista o una abducción malograda. El sensacionalismo de los medios de comunicación, abandonaron la ejecución y los excesos causados por el ejército cuando asesinaron, entre otros, a los jóvenes de excelencia académica dentro del campus del Tecnológico de Monterrey. Los medios, como se evidencia, dan paso a la paradoja de la infanta que se ha robado el corazón de los mexicanos, que bien podría ser tema de otra estremecedora telenovela, con un sugerente título: “Paulette y el nuevo chupacabras”.

¿O no lo cree usted?


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda alguna el caso de Paulette esta en la Agenda - Setting de los medios de comunicación, el cuál desde mi punto de vista puede tener dos vertientes, la primera es que los medios están dándole prioridad en la estructura noticiosa al tema para que esté presente en la agenda temática de las personas, generando con esto rating a los programas, así como también apoyando una opinión publica que es de interés social. La segunda es la problemática como distractor social ya que es una nota que no ha dejado de estar en la primera plana de los medios de comunicación justo en un momento importante no solo de la política si no también de la economía.

Anónimo dijo...

antes que una nota nota roja era una niña indefensa ,incapaz de defenderse ante su agresor,que la manera en la que los medios la han manejado, eso es parte del setting, mas sin embargo reflexiono ante el hecho de la poca o pobre experiencia que tienen las autoridades ante un caso asi, y la manera en como aun nos quieren dar espejitos... pues que se piensan.