martes, 2 de marzo de 2010

Candiatos y Candidotes

Fauna Política

La Oportunidad al pintan calva

Por Rodolfo Herrera Charolet

 

Dicen que a la oportunidad la pintan calva y el proceso electoral de  Puebla en este año, será el momento de las decisiones estratégicas, tanto del gobierno del estado, como de los dirigentes partidistas y de los candidatos, unos para mantenerse en el poder y otros para pretender arrebatarlo.

A menos de 120 días de las elecciones del 2010, los dos primeros meses del año, se han utilizado para designar y resolver las controversias en torno a los dos principales contendientes a la gubernatura del Estado; Javier López Zavala por el Partido Revolucionario Institucional y PVEM, Rafael Moreno Valle Rosas por el PAN-PRD-PANAL-Convergencia. Inmersos en discusiones internas que llevaron a la anulación de las aspiraciones de los expresidentes municipales de la ciudad capital; Luis Eduardo del Sagrado Corazón de Jesús Paredes Moctezuma del PAN y Enrique Doger Guerrero del PRI, a quien el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación confirmó la negativa de registro, según se desprende en el juicio SUP-JDC-23/2010 resuelto en sesión del 20 de febrero de 2010.

Llevamos más de dos meses inmersos en la discusión entre aspirantes, hemos observado la “suma” de algunos contendientes y de los acuerdos para alcanzar la unidad partidista, lograda únicamente en torno al candidato del PRI, con candidatura única y la confirmación aplastante que logró el candidato del PAN. Después de la designación y elección respectivamente de los candidatos a gobernador del Estado, el proceso de negociación de las alianzas electorales ha arrojado tres opciones para el menú político del 4 de julio. Ahora vienen los acuerdos que garanticen al PRI mantener el control político del Estado, con la designación de sus candidatos a las Presidencias Municipales y formulas de candidatos a diputados locales, en donde la alianza del PAN-PRD-PANAL-Convergencia, eventualmente podría meter en aprietos a los PRIístas.

Si bien es cierto que Rafael Moreno Valle ha logrado una alianza partidista ventajosa, al sumar a su causa los votos potenciales del PAN, PRD, PANAL y Convergencia, también lo es que, se enfrenta al desprestigio nacional del gobierno encabezado por Felipe Calderón Hinojosa; puesto que su gobierno no ha resuelto el problema de desempleo, en donde la ciudadanía aún recuerda la promesa del llamado “presidente del empleo”. El panorama adverso para el candidato del PAN a la gubernatura del estado, es el hecho de que en este 2010 se acentuará la crisis puesto que se estima la pérdida de 660 mil asegurados al Instituto Mexicano del Seguro Social, provocado por el despido de trabajadores formales, antes de iniciarse una posible recuperación. Al respecto la CEPAL prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) del país caerá 7% este año, el peor descenso de toda Latinoamérica. La OCDE confirma el pronóstico negativo de que en México el desempleo será alto en el 2010, puesto que el despido de trabajadores en países desarrollados podría afectar el flujo de dinero por remesas y al respecto el Banco de México estima un descenso del 7.3 por ciento.

Otro de los problemas que enfrenta el candidato PANista es el incruento de precios en la canasta básica, servicios y los nuevos impuestos que se aplican al consumo, aprobados por iniciativa del Ejecutivo. No debe desestimarse el descontento provocado por la inseguridad pública y la matanza de civiles, ejecuciones y enfrentamientos violentos de las fuerzas de seguridad pública y nacional en contra de narcotraficantes, secuestradores y otros enemigos públicos, colocando a Ciudad Juárez como la ciudad más violenta e insegura del mundo. En este sexenio que encabeza un gobierno PANista, los enfrentamientos policiales y del ejercito suman más muertos que cualquier otra guerra que se esté librando en el mundo.

Por si faltara poco, la conducta del dirigente estatal de Convergencia apunta en autodesignarse y privilegiar a una estructura cercana en los cargos de elección popular, aprovechando la alianza, provocando la salida de militantes y aspirantes. Lo mismo sucede en el PRD y PANAL. Peor escenario enfrentan los militantes y aspirantes del PAN, quienes deben ceder más de la mitad de sus espacios a los candidatos de la alianza. Esta estrategia de negociación, sin reglas claras para la militancia de los respectivos partidos, provocará una abultada votación en beneficio del PT. Por otro lado, el beneficio de la alianza, podría solo concretarse a nivel municipal y distrital, siempre y cuando los candidatos propuestos no sean los propios dirigentes, puesto que se estaría privilegiando intereses personales y no el proyecto que originó la alianza.

Pero a menos de 120 días de la elección, sin duda la oportunidad la pintan calva y como dice el filósofo de mi pueblo, esto no se acaba hasta que se acaba y en la política todo es cambiante.

¿O no lo cree usted?

 

No hay comentarios: