lunes 26 de octubre de 2009

En la guerra como en el amor…

Fauna Política
En la guerra como en el amor…
Por Rodolfo Herrera Charolet

Es posible que muchos analistas políticos y hasta periodistas –que narran parte de la historia– se desgarren las vestiduras ante la publicidad anticipada de algunos aspirantes a ocupar cargos públicos a partir del 2011 y que deben pasar por el tamiz de su partido en el 2009 y competir abiertamente en el 2010. Un camino que se ha convertido en tortura para los deseosos de la competencia electoral.

Ante la incapacidad operativa de algunos aspirantes, la falta de dinero de la mayoría y el excesivo control de las normas de competencia, el ingenio mexicano ha resuelto algunos de los problemas, puesto que los legisladores se quedaron cortos al parchar la ley electoral, algo que en principio resulta imperfecto y que ociosamente algunos se empecinan en criticar.

Analicemos los motivos y tratemos de colocarnos en los zapatos del “hacedor de leyes” o al menos del “que aprueba las leyes” –por cierto no utilicé el verbo “votar” porque parece que el que “vota las leyes”, pero a la basura es el aspirante– antes de lapidarlo por su presunta falta de visión.

El artículo 200 bis del Código de Instituciones y Procesos Electorales del Estado de Puebla (COIPEP), agregado por decreto el 12 de diciembre del 2006, establece que: “Los partidos políticos debidamente acreditados o registrados ante el Instituto, con base en sus estatutos o normatividad interna aplicable, podrán realizar precampañas para elegir a los ciudadanos que presentarán como candidatos a puestos de elección popular ante los organismos electorales competentes para su registro. Ningún ciudadano podrá realizar actividades propagandísticas y publicitarias, con el objeto de promover su imagen personal, de manera pública y con el inequívoco propósito de establecer su postulación a un cargo de elección popular, sólo podrán realizar tales actividades aquellos ciudadanos que participen dentro de un proceso de selección interna de candidatos a cargos de elección popular que lleven a cabo los partidos políticos, ajustándose siempre a los plazos y disposiciones establecidos en esta Ley. El incumplimiento a esta norma dará motivo a que el Instituto, a través de sus órganos competentes y en los plazos correspondientes, fundado, motivado y previamente acreditado el incumplimiento, les niegue el registro como candidato.”

El problema de este artículo es que los aspirantes han hecho uso de una estrategia que en principio no rompe con el ordenamiento antes citado, en virtud de que:

001.- El Código referido (COIPEP) aclara que se entiende por “precacampaña electoral al conjunto de actividades que de manera previa al registro de candidatos, son llevadas a cabo por ciudadanos que aspiran a ser candidatos para algún cargo de elección popular y dentro de un proceso de selección interna organizado por un partido político con el propósito de ser postulados por éste. Las precampañas forman parte del proceso electoral y se circunscriben a la etapa preparatoria de la elección.” Hipótesis que no encuadra en los promocionales que han inundado la ciudad, porque ninguno de los aspirantes se ha registrado, ni existe aún una contienda interna avalada por el partido, ni tampoco existe en este momento un proceso interno organizado por el partido para seleccionar a su candidato.

002.- En la publicidad de Montero que pudiera ser endilgada a Mario Montero Serrano, la promoción se hace al titular del noticiero que lleva 40 años al aire y que ya se escribe en el Record Guiness. De ninguna manera puede ser tomado como prueba de que dicho promocional sea para apoyar al aspirante a la Presidencia Municipal, puesto que la ley no establece una prohibición a persona o empresa de promoverse en el ámbito radiofónico o hacer referencia a su prestigio. Si de paso beneficia al aspirante, es mera coincidencia, como también lo es el promocional de una prestigiada marca de automotores. ¿Ingenioso verdad?

003.- Sin embargo, la publicidad abierta y descarada que hace gala de imaginación e ingenio, sin duda la de Pericles, que dicho sea de paso se le adjudica a Pericles Olivares, otro aspirante a la Presidencia Municipal, sin embargo en los promocionales, se afirma que se hace en memoria de un filósofo griego que murió hace más de 2000 mil años y que es motivo de homenaje en nuestra Angelópolis, aún cuando el momento que se ha seleccionado es el electoral. Para quienes desean buscar algún indicio de que dicho promocional es prueba plena de que el aún Secretario de Trabajo y Competitividad se hace publicidad, primero deberán de reclamarle al viejo Pericles su fama de filósofo.

En el caso de otros aspirantes, su publicidad es menos ingeniosa, pero utiliza los agujeros negros de la ley –¿Agujeros negros? … si, y ese es motivo de otro comentario.

¿O no lo cree usted?

lunes 5 de octubre de 2009

Cheques sin fondos del Grupo Timas

Fauna Política
Cheques sin fondos del Grupo Timas
Por Rodolfo Herrera Charolet

Mientras que los socios de Financiera Coofía; Valente Medina Seoane, Alfonso Colunga Velásquez, Miguel Ángel Corona, Ana María de Gante Ávalos y Darío Medina Seoane, se encuentran prófugos tras el millonario fraude cometido en contra de miles de pequeños ahorradores de Puebla y otros estados de la República, el escándalo financiero ha llegado a las sucursales de Grupo SITMA e INVERGRUP.

Recientemente los testimonios publicados de algunos empleados de las empresas de Leonardo Tiro Moranchel enfrentan procesos judiciales por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) por querella de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) por el delito de captación de recursos del público sin autorización de la Comisión Nacional de la Banca y de Valores (CNVB).

El sitio WEB de la CNVB señala que ni el Grupo SITMA dirigido por Leonardo Tiro Moranchel, ni INVERGRUP dirigido por Edmundo Tiro Moranchel están autorizados para realizar actividades de captación de recursos: “Se precisa que dichas entidades no son supervisadas por las autoridades financieras, ni cuentan con la autorización para llevar a cabo actividades reservadas para éstas, entre ellas, la captación de recursos del público”.

Grupo SITMA no existe como empresa, es la denominación o razón social de Construcciones Mauri, S.A. de C.V. (Mauri), cuyo representante legal; Gustavo Cerón renunció a la empresa y fue nombrado Néstor Martín de la Fuente Hernández, quien afirmando representar un gran corporativo, ha manifestado como domicilio particular un pequeño departamento en la unidad habitacional del Infonavit en Atlixco.

Mauri está asociada con Atria Unión Constructora, S.A., (ATRIA) las cuales indebidamente han captado recursos del público sin autorización de la CNVB, bajo promesas de altos rendimientos y de seguridad de inversión en bienes raíces, los cuales, en su mayoría son resultado de la especulación.

Aún cuando un boletín de prensa de “Grupo SITMA” dado a conocer la mañana del lunes 5 de octubre en TV Azteca, informa que “la empresa es objeto del desprestigio promovido por ex empleados despedidos y que su solidez está basada en más de un millón de metros cuadrados de bienes raíces”, debe señalarse que dicha empresa se promocionó como un grupo financiero para captar ingresos del público, bajo un esquema poco claro. Así mismo gran parte de los “desarrollos inmobiliarios” son especulativos, como el efectuado en los años 2005 a 2006 en San Martín Texmelucan, en donde un ejido fue “fraccionado” para captar supuestos inversionistas para un desarrollo inmobiliario, a sabiendas de que dicho ejido aún no contaba con la infraestructura urbana requerida, ni con los permisos municipales correspondientes.

El martes 6 de octubre de 2009, Leonardo Tiro Moranchel, principal accionista de SITMA, dio a conocer la versión oficial del problema que enfrenta su empresa, “por el momento no tenemos liquidez, pero las inversiones de nuestros clientes están garantizadas con un terreno en donde pensamos construir un desarrollo inmobiliario de 5 mil casas”, dijo.

Ante el fantasma del fraude, una veintena de clientes de “SITMA” acudió a la Procuraduría del Ciudadano del Gobierno del Estado a solicitar ayuda, porque presumen de una estafa, motivo por el cual fueron canalizados a la Procuraduría General de Justicia del Estado para presentar las denuncias penales correspondientes.

Los fraudes cometidos en Financiera Coofía y los que posiblemente se pueden presentar en SITMA e INVERGRUP, entre otros. Obedece al “esquema Ponzi” en donde el perpetrador desarrolla una trama piramidal, quienes reclutan participantes adicionales se benefician directamente. En este caso las sucursales y la amplia difusión en medios de comunicación ante la pasividad de la autoridad responsable (del orden federal) actúan como promotores y reclutadores.

Aún cuando las empresas referidas anteriormente no se ajustan exactamente al “modus operandi” del esquema de pirámide que está destinado a colapsar rápidamente, causado por la demanda de incrementos exponenciales en el número de participantes para sostenerlo, si se ajustan al resultado final, de un fraude financiero. SITMA, INVERGRUP y otros siguen las tramas Ponzi, puesto que logran sobrevivir un tiempo moderado, mayor al de la pirámide, puesto que logran que la mayoría de los participantes “reinviertan” su dinero, con un número relativamente bajo de nuevos participantes.

En el esquema utilizado por Coofía, SITMA, INVERGRUP y otros, no se requiere de una estafador profesional, puesto que el contrato firmado no se ajusta a las reglas financieras, sino que está sujeto a los precios de vivienda en el mercado local, los cuales, independientemente de que estén sujetos a la oferta y demanda, la inversión de un “cliente” no es exactamente igual a la de otro, porque cada uno de ellos, realiza una supuesta compra de un bien, promesa de venta o forma parte de un proyecto inmobiliario. Este esquema garantiza pagos mínimos a algunos inversionistas como el desfalco a otros.

Tras la quiebra de Coofía y posiblemente la de SITMA e INVERGRUP, sin duda alguna, le seguirán otras que recientemente ya se están anunciando bajo la razón social de InverBien, Invernan o InverCapital, entre otras.

Por lo pronto los principales accionistas de SITMA e INVERGRUP, los hermanos Tiro Moranchel, pasarán a formar parte de la crónica de personajes famosos en el municipio de Atlixco y de no cumplir con los pagos o reembolso de inversiones, posiblemente se conviertan en prófugos de la justicia pero con inversiones aseguradas en algún paraíso fiscal, como recientemente lo han hecho otros multimillonarios que resultaron estafadores.

¿O no lo cree usted?
Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal