lunes, 21 de septiembre de 2009


Fauna Política
Austeridad de dientes para fuera
Por Rodolfo Herrera Charolet


A nadie debe asombrarle que el presidente Felipe Calderón enviara su “paquete” de iniciativas con la invención de un nuevo impuesto, el cual, parece haber abortado tan pronto asomó su exposición de motivos en la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión. Este impuesto al consumo que los diputados de oposición al gobierno de la república han rechazado, es sin duda una carga impositiva que nuevamente demanda el sacrificio del pueblo, en beneficio de elites públicas que gozan de cabal salud.
Solo como un ejemplo del gasto público, sin hacer comentario adicional alguno doy cuenta de lo que ya han publicado algunos medios de comunicación nacionales:
Los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF, tienen ingresos superiores de 4 millones de pesos anuales, aún cuando no tengan asuntos electorales que atender, motivo por el cual el organismo público requiere de mil 998 millones de pesos al año, a los que debemos añadir los 12 mil millones que se llevan el Instituto Federal Electoral (IFE) y los partidos políticos, de tal suerte que un proceso electoral cueste 14 mil millones de pesos, colocando a México con la “democracia” más cara del mundo.
Según datos publicados por distintos medios de comunicación, del presupuesto total del Instituto Federal Electoral (IFE) para las elecciones intermedias de 2009 se destinaron 372 millones de pesos, que se ocuparon solo para monitorear los 23.5 millones de promocionales, mismos que se pagaron a la empresa Grupo de Tecnología Cibernética SA de CV. Este año, el presupuesto del instituto fue de 12 mil 880 millones de pesos, de los cuales 9 mil 150 millones fueron para gasto operativo y 3 mil 633 para prerrogativas de los partidos. Para 2010 el monto asignado a los partidos políticos será mayor, debido a que del 2006 a 2009 el padrón electoral creció en 7 millones de ciudadanos.
En cuanto a la eficiencia en administración presupuestal del Poder Ejecutivo, debe señalarse que durante el sexenio del presidente Vicente Fox, los ingresos adicionales por excedentes petroleros se destinaron prácticamente al gasto corriente, debido a que el costo de la nomina del sector público se incrementó en 50 por ciento, como lo afirmó Rogelio Gasca Neri, quien fue el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
En el XII Foro de discusión de las iniciativas de reforma a Petróleos Mexicanos (Pemex), se informó que el número de empleados aumentó entre 30 y 35 por ciento, los Senadores de la República coincidieron en la afirmación de que: “El gobierno ejerció un gasto muy alto como para que lo aguante la economía. El gasto público es demasiado alto para la capacidad de generación de recursos del país” y los Senadores con mayoría del Partido Acción Nacional (PAN) coincidieron en el “sacrificio” que debe hacer el pueblo al afirmar que “Debemos ser más austeros, eliminar los subsidios a las gasolinas… porque de lo contrario nos estamos condenando a aumentar nuevamente la deuda, el déficit y a caer en una nueva crisis financiera que agravará las cosas en el futuro”.
Los integrantes del Poder Judicial de la Federación, solidarios con el “pueblo” determinaron “bajarse” el sueldo, en menos del 2 y medio por ciento, manteniendo sus compensaciones extraordinarias, con excepción de los ministros, que decidieron eliminar algunas de ellas, de tal forma que los ministros de la Corte, su percepción bruta anual para cada uno de ellos para el 2009 se fijó en 4 millones 169 mil 956 pesos; para el 2010, solicitaron, 3 millones 999 mil 413 pesos. En cuanto a los consejeros de la Judicatura Federal, terminarán este año con un ingreso bruto anual de: 4 millones 55 mil 870 pesos, para el 2010, bajaron esta cifra a 3 millones 984 mil 120 pesos.
Para este año los ministros, dejaron fuera de sus bolsillos, gratificaciones de fin de año, pero dejaron sin cambio; recibir su aguinaldo por 326 mil pesos, prima quinquenal, ayuda para despensa, seguro colectivo de retiro, apoyo económico para adquisición de vehículo y su seguro de gastos médicos mayores. Además no sufren cambios sus bonos trimestrales, que representan un mes de sueldo, compensación por decanato, por presidir la presidencia, las salas de la corte, gastos funerarios, entre otros, cuyas percepciones extraordinarias en total, ascienden a: 1 millón 503 mil 413 pesos, por cada magistrado.
Afortunadamente para el 2010 entrará en vigor la Ley de Salarios Máximos, que prohíbe a los ministros de la Suprema Corte y a los magistrados del TEPJF ganar más que el titular del Ejecutivo federal, sin embargo el 2009 se ha convertido en el “año de Hidalgo” y no se prohíben bonos y las percepciones extraordinarias.
Bien dice el refrán “hágase la voluntad de Dios en los bueyes de mi compadre, porque en eso de la “austeridad” el sacrifico lo hace el pueblo, porque la burocracia dorada solo lo hace de “dientes para fuera”.
¿O no lo cree usted?

No hay comentarios: