jueves, 7 de mayo de 2009

Las armas nacionales han salvado al mundo

Fauna Política

Las armas nacionales han salvado al mundo

Por Rodolfo Herrera Charolet

 

El presidente Felipe Calderón, en la Celebración del CXLVII Aniversario de la Batalla del 5 de mayo, destacó que en esta contingencia inédita el Sistema de Salud mexicano ha respondido y funcionado adecuadamente, afirmando que; “México defendió a la humanidad al actuar con firmeza y prontitud”, al referirse al combate de la huestes AH1N1, comparando la gesta de hace 147 años, cuando el ejercito Xochiapulca, armados de machetes y descalzos, vencieron en una batalla de cinco horas al ejercito francés.

Con triunfalismo, el presidente, no escatimó en elogios a su atinada decisión, puesto que al evocar al General Ignacio Zaragoza afirmó que estos episodios de la historia nacional alientan a los mexicanos a alcanzar nuevos triunfos en la defensa de los intereses nacionales. Como si la presencia de un virus tenga relación con la defensa del interés nacional, cuando de suyo, es problema que debe ser analizado en cuanto a su origen y las condiciones que motivaron su aparición, no debiendo ser considerado como un invasor extraterritorial, que en nada se relaciona, con la pretensión napoleónica en su invasión a México en siglo XIX.

Sin embargo, animado el Presidente, pasó de la defensa heroica de la soberanía nacional, a la defensa de la humanidad, librada en la trinchera mexicana. Perdiendo de vista que precisamente su gobierno, ha castigado al sector salud y en especial a Puebla de los recursos federales necesarios para atender la salud pública. Dicho de otra forma, sus políticas públicas en materia de salud, han resultado deficientes y con presupuesto asignado menor al requerido. Privilegiando otros rubros o gastos públicos que no resultan prioritarios.

Ante tales señalamientos y el caos influenziatico, principalmente influenciados por los medios masivos de comunicación, estos son algunos de los argumentos que rondan en las tatemas de los mexicanos.

01.- Que la reducción presupuestal en materia de salud fue uno de los motivos por los cuales, se “escapó” el virus que puso de cabeza el sistema de salud mexicano.

02.- Que el mentado virus habrá sido un error humano en la manipulación de distintas sepas en algún incipiente laboratorio clandestino, privado u oficial.

03.- Que la existencia de la influencia porcina, luego llamada influenza humana y recientemente señalada como influenza de virus AH1N1, es un invento de las altas esferas del gobierno, similar al mito del chupacabras.

04- Que el virus fue traído por Obama en su reciente visita a México.

05.- Que el virus fue inventado por un mexicano para contagiar y matar a Obama.

06.- Que el virus existe, pero no existe.

Cualquiera que sea la razón de la amenaza viral, sin duda, lo que si queda claro es que el presidente Calderón no debe cantar victoria, puesto que una amenaza de este tipo no se logra erradicar en tres días o una semana de inactividad nacional. Puesto que no se conoce su ferocidad, ni tampoco el origen (al menos eso se dice) ni tampoco sus posibles aliados o mutaciones. Mucho menos, el presidente, debe comparar la estrategia empleada en el marco sanitario, con la defensa de la nación en materia de soberanía. Puesto que el propósito es distinto.

Sabemos que los virus no se pueden erradicar del ambiente, pero se puede atender al cuerpo de quien lo sufre. Por lo tanto, el virus (de existir) sigue estando en el ambiente, solo falta que se presente en algún cuerpo desprovisto de las defensas adecuadas. Por lo tanto, la guerra heroica que ha ganado el presidente Calderón, bien se puede asemejar a la gesta heroica del 5 de mayo, en el sentido que del ejército mexicano fue la única batalla que ganó contra los franceses, para perder después la guerra.

Por lo pronto, estoy contento de no tener resfriado o gripe, ni de haber contraído la mentada influenza, de tal suerte que haciendo caso al mensaje del súper héroe del momento que es capaz de salvar a la humanidad, creo fervientemente que las armas nacionales se han cubierto de gloria. Espero que el mentado virus no regrese con refuerzos y nos agarre en plena fiesta, nacional desde luego.

¿O no lo cree usted?

 

No hay comentarios: