lunes, 7 de julio de 2008

Un éxito el XI Foro Regional de Participación Ciudadana

En el municipio de San Pedro Cholula la Secretaría de Gobernación del gobierno del Estado realizó su XI Foro Regional de Participación Ciudadana, con el tema “Los Retos de la Mujer en el Siglo XXI” con el fin de promover la cultura de equidad de género y revaloración del papel de la mujer en la familia, la sociedad y empleo formal, informó la Subsecretaria de Enlace Institucional y Participación Ciudadana, Silvia Tanús Osorio.
La funcionaría aseguró que en la entidad se promueve la cultura de equidad de género como una de las actividades más importantes que establece el Plan Estatal de Desarrollo que guía el gobernador Mario Marín Torres.
En cuanto a los servicios proporcionados por la Secretaría de Gobernación que encabeza el licenciado Mario Montero Serrano, los Foros Regionales que se han realizado con anterioridad, en todos los casos, participación funcionarios y expertos en los temas abordados. En esta ocasión destaca la participación de funcionarios del Instituto Poblano de la Mujer, Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTEP) y la Secretaría del Trabajo y Competitividad.
El Director de Desarrollo Institucional de la SEGOB, Rodolfo Herrera Charolet, informó que al evento asistieron más de 250 personas, quienes forman parte del subsistema DIF municipal, encabezados por la Presidenta del voluntariado, María Concepción Álvarez y el presidente municipal de San Pedro Cholula, Francisco Covarrubias Pérez.

jueves, 3 de julio de 2008

Impunidad Sobre Ruedas

Fauna Política
Por Rodolfo Herrera Charolet
A manera de simple curiosidad una mañana o tarde cualquiera al ir a su trabajo o regresar de él, observe los autos que forman parte de la circulación vehicular diaria. Como si fueran microbios invasores, observará un aumento desmedido de vehículos con placas de otros estados, sin ellas o de plano vencidas. Más del 25% de los autos que circulan en Puebla tienen estas características.


La norma vial establece “Para que un vehículo pueda transitar regularmente en el Municipio de Puebla, es necesario que con anticipación sea inscrito en términos de las disposiciones federales y estatales aplicables, esté provisto de placas, engomado y tarjeta de circulación o el permiso de circulación vigente y cumpla con los demás requisitos que, en su caso, establezcan de manera especial la legislación y demás disposiciones aplicables en la materia. La baja, cancelación o sustitución de la inscripción antes referida, así como la responsabilidad que surja de su omisión, se regirán por las mismas disposiciones (Artículo 267 del Código Reglamentario Municipal (COREMUN). Puebla 2008.)”.
Los autos con placas de circulación que por algún motivo son de otra entidad federativa (por lo general DF) también deben ser las vigentes, motivo por el cual, deben cumplir con la normatividad en aquella entidad y por ende, su incumplimiento se traduce en una infracción.
El mayor problema reside en el los autos que no tienen placas para circular, lo cual es sinónimo de impunidad sobre ruedas, puesto que dicha irregularidad tolerada por la autoridad responsable facilita diversos delitos.
Si alguna persona cometiera algún ilícito, atropellara a alguien o causare algún daño al mobiliario urbano, le sería fácil escapar sin ser identificado.
En su caso, circular con un permiso por falta de placas, permite que, si la unidad es robada, una nueva autorización apócrifa se coloque en lugar de la original, lo cual favorece la realización de ilícitos. No se diga de la comercialización de permisos falsos, reedición de los expedidos, duplicado y otros ilícitos que se cometen al amparo de la exigencia de la autoridad responsable, cuya falta de actuación o desempeño discrecional favorece la corrupción.
Esta falta de responsabilidad por parte de la autoridad, facilita a la delincuencia su ejercicio indebido, en perjuicio de la sociedad. En algunos casos probados, los agentes apostados en los operativos son susceptibles a actos de corrupción, siendo ineficientes tales operativos de no efectuarse el monitoreo aleatorio o video grabado de dichas actividades o la presencia de un funcionario de la contraloría o fiscalía anticorrupción (esperando que dicho funcionario no se ponga de acuerdo con los agentes del operativo). Toda vez que, existen casos probados en donde el infractor ha logrado seguir circulando sin cumplir con la norma, previo pago discrecional que fue al bolsillo del agente.
Explicó que en los casos de accidentes viales y en especial los atropellamientos, en caso de huida del infractor (como es la costumbre) la autoridad no podrán detener a nadie, ya que no podrán identificarlo, puesto que el conductor infractor gozará de impunidad, al no ser identificado por no llevar las placas de circulación correspondientes o no llevarlas en el sitio que se indica en la norma. Cualquier ciudadano atento que fungiera como testigo, sería ineficaz al no poder identificar al responsable, una falta que no sería sancionada y que abona el terreno de la injusticia.
En el caso de robo de vehículos, la falta de placas de circulación, dificultará su búsqueda, inclusive su persecución o búsqueda después de pocos minutos de haberse cometido el ilícito. Aquí la falta de identificación del vehículo es en perjuicio de su propietario.
Es tan grave la falta de placas de circulación en un vehículo, que la delincuencia podría estar cometiendo ilícitos en autos propios o robados, ante el anonimato en el cual se trasladan, garantizándose la impunidad en perjuicio de los ciudadanos.
¿O no lo cree usted?

Lapsus del capricho

Fauna Política
Por Rodolfo Herrera Charolet
El lunes 9 de junio del 2008, los representantes de los poderes Judicial, Ejecutivo y Legislativo del Estado Libre y Soberano de Puebla se dieron cita en un salón del Centro de Convenciones de la Ciudad de Puebla, en donde los representantes firmaron el acuerdo de Coordinación e Instalación de la Comisión Ejecutiva para la Actualización y Modernización de la Procuración y Administración de Justicia del Estado.
Este convenio, no es otra cosa, más que iniciar los trabajos que se deben realizar en el marco de las reformas constitucionales recientemente hechas y que ordena a las legislaturas de las entidades, adecuar sus leyes secundarias a fin de garantizar la garantía otorgada.
El Estado de Puebla se convirtió, con este evento, en la primera entidad del país en promover una Reforma integral al Sistema de Justicia, con el objeto de aplicar un nuevo modelo que permita una mejor seguridad pública, abatir la impunidad, generar y recuperar la confianza ciudadana en sus instituciones, partiendo de un principio constitucional que ha sido aprobado recientemente y que garantiza al individuo la presunción de inocencia.
La presunción de inocencia o principio de inocencia es un poderoso baluarte de la libertad individual, en donde la autoridad es acotada en su actuación para poner freno a los atropellos que se provocan por la “culpabilidad por sospecha” y proveer a la necesidad de mayor seguridad jurídica.
Si bien es cierto que la Declaración Universal de Derechos Humanos establece que "Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa”, en la práctica se presentaron confusiones, puesto que a conveniencia del Estado, entendía que se iniciaba una causa penal justamente porque se presumía la culpabilidad del imputado.
El presidente de la Comisión de Justicia del Congreso de la Unión, diputado federal César Camacho Quiroz, en alusión a la firma del convenio, reconoció al gobierno del Estado, por la voluntad política de ponerse a la vanguardia de la Actualización y Modernización de la Procuración de Justicia. Puesto que, no obstante que ha quedado establecido en la Constitución Federal, el nuevo ordenamiento requiere del impulso y apoyo de los poderes de las entidades, para hacer realidad dicha garantía.
El documento firmado es el punto de partida para promover la Reforma en materia penal y de seguridad pública, aprovechando la experiencia que Puebla tiene en esta materia con sus programas de protección a las víctimas de delitos y la creación del Centro de Mediación.
La Reforma Judicial aprobada por el Congreso de la Unión y veinticuatro legislaturas pretende pasar de un sistema inquisitivo –detener para investigar- a un acusatorio –investigar para detener-que respeta los derechos ciudadanos.
Quizás la firma del convenio es un mero formulismo, pero necesario para entender que a partir de ese momento el gobierno debe trabajar en esa línea. Es el primer disparo de arranque de un maratón de reformas legales que deben realizarse en la entidad, aprovechar el momento para reformar de fondo las instituciones que se han rezagado y aportar todos los instrumentos jurídicos en beneficio de la colectividad.
Pero en este marco de referencia y actuación, la novatez, el enfado o el capricho, hizo presa de algunos legisladores, que deseando reflectores han olvidado el principio fundamental de su representación. En donde el bien colectivo se sobrepone al interés individual. Lamentable que 4 legisladores de los 41 que fueron invitados y 11 que asistieron al evento, se salieran del recinto, por no haberse sentado en un lugar distinto al asignado. Los diputados llamados de oposición, como una forma de allegarse comentarios o hacer presencia ante los medios de comunicación, denostaron el evento. Lamentable actuación de legisladores, cuando el país y los ciudadanos requerimos de reformas legales de fondo y cuando el fantasma de la descomposición social carcome la entrañas del Leviatán mexicano, poniendo en tela de juicio la representación popular.
Que si las opiniones de legisladores fueron incluidas en el documento firmado, que si la silla estaba acojinada o fue de vinil en lugar de terciopelo, que si les tocó un bloque de la izquierda a la entrada del recinto o que si les todo el lado derecho del fondo sin salida, no justifica la estrechez de visión pública ante el alcance del convenio firmado, puesto que el legislador de la LVII legislatura del H. Congreso del Estado será medido por el tamaño de su obra y no del lugar que hubiere ocupado en un recinto de evento cualquiera. De antemano sabemos, por experiencia propia, que las iniciativas de reforma partirán de los otros dos poderes y tocará al legislativo colocar las comas o modificar algunas de las palabras, para finalmente aprobarlas.
Así en este marco de referencia y arrojos políticos al descubierto, el salón “La Luz” dio a luz un acuerdo de voluntades, que quizás se vio empañado por un “lapsus del capricho” de algunos de sus protagonistas, que sin duda, deberán de superar con trabajo, desde luego en beneficio colectivo.
¿O no lo cree usted?

Católicos en crisis

Fauna Política
Por Rodolfo Herrera Charolet

Después del Calvinismo y la Reforma Protestante de Martín Lucero en el siglo XVI, es posible que la publicidad en medios masivos de comunicación se convierta en el peor garrote para la Iglesia Católica.
Desde hace varios años, los medios masivos de comunicación han venido difundiendo programas o comerciales relacionados con nuevas iglesias; cristianas, chamanes, cartomanciítas, astrólogos y un sin fin de charlatanes dueños de la oportunidad y maestros del engaño que atentan con la ordenación sacerdotal.
En algunas sectas su peor enemigo es la Iglesia Católica, puesto que es la organización religiosa más poderosa que ha sobrevivido más de 17 siglos. Creada desde las entrañas del poder, sus lazos fortalecidos han soportado innumerables escisiones. Acusada de vivir en el oscurantismo, arcaica, al servicio de reyes, príncipes, nobles y poderosos, con costumbres y conductas contradictorias, que la llevan a predicar virtudes que no practican. Son motivos por los cuales, presuntamente, pierde millones de files, en especial en América Latina.
Después de la pompa de sus construcciones góticas del esplendor en los tiempos difíciles, cuando haciendo uso de su influencia, poder y riqueza, construyeron verdaderas obras de arte, mientras que el pueblo se moría de hambre. Admirando las colosales obras, el pueblo terminó en las garras de las nuevas creencias, muchos muertos por la causa a manera de mártires, otros por ser juzgados por quienes ostentaban el poder público y religioso. Muertos miles en sus luchas internas, muertos más en la Santa Inquisición, muertos en sus labores de predicación, al fin, muertos todos, de quienes no se tiene memoria.
Ante la necesidad de preservar el poder Cayo Flavio Valerio Aurelio Claudio Constantino, mejor conocido por Constantino de Constantinopla o Constantino el Grande y para los Ortodoxos como “San Constantino”, en el año 313, mediante el Edicto de Milán, creó la religión imperial, el catolicismo. Antes de ello millares de muertos sirvieron a la causa elevándose a la calidad de mártires, después de ellos, los que no profesaron y acataron el ordenamiento.
Pero lo muertos siguieron, en gran cantidad, posteriormente en las cruzadas de los siglos XII y XIII, iniciándose cuando el papa Urbano II, aparentemente por pura fe, en el concilio de Clermont (1095) predicó la Primera Cruzada al grito de ¡Dios lo quiere!, con el fin de conquistar Tierra Santa y en particular Jerusalén, que se encontraban en manos musulmanas desde el siglo VII.
El terror y la intolerancia de credos, mandó a millares al descanso eterno, cuando el papa Gregorio IX en el año de 1231, instituyó La Inquisición, un organismo judicial creado por el pontificado en la Edad Media para localizar, procesar y sentenciar a las personas impías y culpables de herejía. Quemados, torturados, asesinados con el peor de los suplicios, hombres y mujeres fueron despojados de sus vidas. Algunos de ellos cientos de años después pasaron a los altares en calidad de santos, mártires, almas piadosas.
Los católicos atraídos por las riquezas del nuevo continente, arrasaron en el siglo XV con cultos y pueblos, impusieron sus creencias y aplastaron cualquier culto distinto al suyo. Nuevamente millares de seres humanos murieron, nuevamente la sangre de inocentes nutrieron los campos. Las muertes de indígenas vinieron después, no a causa del asesinato común por causa religiosa, sino por epidemias importadas del viejo continente.
En el siglo XIX las diferencias entre liberales y conservadores, llevó a los países latinoamericanos a revoluciones, muertes a causa de intereses. Sin embargo el criterio liberal se impuso, pagado su costo en sangre derramada.
Años después, posiblemente en vísperas del bicentenario de la Independencia Mexicana (1810) y del primer centenario de la revolución (1910), las ideas del pasado recobran vigencia, los abusos se hacen públicos y los gobernantes que deben cumplir con el mandato del Estado Laico parecen desafiar al pueblo dormido o dolido a causa de su lamentable pobreza y cansado del constante saqueo de las arcas públicas, propinado por gobernantes que cabalgan en los caballos de la corrupción.
Quizá con está óptica pueda entenderse, la actuación de los gobernantes que graciosamente gastan 105 millones de pesos por causas justas. Mientras que el pueblo, espera justicia y pretende mitigar su hambre, con su salario mínimo y viviendo en las calles polvorientas de pobreza. Espero por el bien de todos y en beneficio de la paz social, que estas actuaciones no sean motivo el próximo 2010, para festejarlo entre pobreza, asesinatos y violencia.
¿O no lo cree usted?
Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal