miércoles, 19 de septiembre de 2007

Diputados y Gasolina


Fauna Política
Daaame máas gaasoliiiina
Por Rodolfo Herrera Charolet


Los noticieros nacionales interrumpen su programación habitual para dar la información en cadena, con fondo musical de aquella rola de “Gasolina” de Daddy Yankee: “Los diputados de la Comisión de Hacienda en su recorrido por la zona petrolera del Estado de Veracruz, han sido secuestrados por inconformes de los recientes aumentos a la gasolina y los nuevos impuestos … No se han recibido las demandas de los inconformes… sin embargo la solidaridad de todo el pueblo mexicano no se ha hecho esperar… recibiéndose en las casetas de las autopistas que conducen al lugar en donde se encuentran los legisladores, todo el apoyo nacional. Contamos por el momento con garrafones llenos de gasolina y solo faltan los cerillos para prenderles fuego. ¡Únete a esta noble causa!”



Sirva el cuento de mi primer párrafo para dar cuenta del malestar nacional que priva, con respecto a los nuevos impuestos y alza escalonada del precio de la gasolina. El costo político de esta decisión, sin duda será pagado por dos de los tres partidos políticos nacionales que aprobaron la medida y que, dicho sea de paso, han evidenciado los arreglos a los que pueden llegar, sin menoscabo de su propia agenda legislativa.

La pérdida de imagen de los legisladores ante la opinión pública va aparejada a la desconfianza ciudadana hacia los partidos políticos, sin embargo, iniciativas como las que se acaban de aprobar, representan un lastre en sus carreras políticas, si estas pretenden sustentarse en el prestigio de sus actos y por el procedimiento de apoyo popular. Esto no indica que algunos de los artífices de estas iniciativas impopulares vuelvan a ser legisladores por la vía plurinominal al haber demostrado lealtad a su gobierno o a su partido.


No debe perderse de vista que en las elecciones del año 2011, algunos aspirantes que son legisladores ahora y que pretenden ocupar nuevos cargos por la vía del voto popular, serán recordados y se difundirá su voto a favor del aumento al costo de vida de los ciudadanos, con la llamada guerra sucia o prensa negra.


En cuanto a la repercusión de la medida o su influencia negativa en las elecciones de este año (2007) en Puebla, no creo que supere los tres puntos para cada partido, puesto que las repercusiones de dichas decisiones legislativas se iniciarán en el mes de enero próximo, cuando entren en vigor dichas modificaciones.


Si entendí bien la medida financiera, el incremento de dos centavos mensuales durante 18 meses, representa un incremento adicional al precio de la gasolina de 36 centavos que multiplicado por 50 litros de un tanque, son 18 pesos más y si acostumbra llenar su tanque cada semana, será un costo adicional de 72 pesos por mes (lo que representa el costo de tres cajetillas de cigarros o cuatro caguamas de cerveza), que en los habitantes de la clase media no influye determinantemente, en forma directa por el concepto de comprar la gasolina. Sino que, la repercusión de la medida se refleja en los incrementos escalonados que impactan a los habitantes con menos de cinco salarios mínimos de ingreso mensual, puesto que el transporte urbano utilizará la medida económica como pretexto para incrementar su costo, sin mejorar por ello, las condiciones de su servicio.


El aliciente de que en el año 2012 no se pagará tenencia, será también un instrumento de campaña para los legisladores actuales y para darle a la medida económica una justificación de “cambalache”, quitando un impuesto injusto y creando una nueva forma de distribución del ingreso.


Aún cuando no he estudiado la disposición económica, estoy convencido de que dicho orden recaudatorio, si beneficiará las finanzas públicas en detrimento de la economía popular de quienes menos tienen. Por ello, conociendo el fondo de la medida y los efectos de la infortunada decisión, voy a cooperar con mi garrafón de gasolina… pero no será para quemar a los legisladores, sino simbólicamente cuando me cobren la cuenta, estaré contribuyendo a favor de las finanzas públicas de mi estado, aún cuando en la mayoría de las conciencias, desearían hacer lo primero.


¿O no lo cree usted?


P.D. Favor de no mandar gasolina a los señores revolucionarios. Puede estar escasa por aquello de las explosiones. Cierre el interruptor de su auto camine y no contamine.

No hay comentarios: