lunes, 10 de septiembre de 2007

Candidatos PhotoShop







Fauna Política
Candidatos Photoshop

Rodolfo Herrera Charolet




Los candidatos a cargos de elección popular han encontrado en las nuevas técnicas fotográficas, un método de “vender” su imagen virtual y allegarse el beneficio de los votos. Las sonrisas han dejado de ser el único elemento imprescindible en la promoción pública. Ahora la eliminación de las canas o arrugas, son algunos de los elementos que deben tomarse en cuenta, para producir una imagen virtual del candidato que sea aceptada por la ciudadanía.




El principio elemental de mercadotecnia de que una imagen vende más que mil palabras, obedece a una realidad insoslayable, puesto que un amplio mercado electoral no conocerá al candidato en forma personal y se guiará más por la imagen reflejada en los promocionales.




Así tenemos que en la imagen de Antonio Sánchez Díaz de Rivera, su promoción se enfoca más al promedio de la población, inspira soltura, informal, amigable, más joven de lo que es y posiblemente hasta bonachón y dicharachero, un copia de la imagen del señor de las botas que llegó a ser presidente de la república. El problema no es la publicidad, sino que durante muchos años, su apariencia informal se aleja de la realidad, su costumbre es la vestimenta formal, poco jovial, enfocado más al estrato empresarial elitista, alejado de la base social que aporta votos. Con el cuento de ser un empresario textilero (que dicho sea de paso se desconoce el éxito en dichas empresas), así como su posible éxito en las organizaciones sociales, puesto que algunas de ellas ya no existen. La publicidad esta más que lejana de la verdad, el individuo que se promociona o su imagen no es la de Antonio Sánchez. Posiblemente si ese individuo, (el que aparece colgado en el poste) estuviera vestido de traje azul marino, corbata y camisa blanca impecablemente puesta, sería lo más cercano a su versión de carne y hueso. Pero esa imagen solo capta los estratos que menos votos aportan a la causa.




La imagen de Blanca Alcalá, también ha sufrido cambios, en este caso, las mujeres tienen esa habilidad, puesto que un cambio en su apariencia puede lograrse con el uso de maquillaje, peinados o vestimentas. Por lo que el modelo promocional muy bien podría ajustarse al modelo original. Los ciudadanos pasan más por alto, un retoque en la imagen femenina, que en la masculina, así que si es más blanca, con una o dos arrugas menos, peinado con puntas hacia arriba (aquí le faltó cabello a Blanca Alcalá) o que si la ropa interior es de un color u otro, poco importa. En imagen las mujeres nos llevan ventaja y sus cambios pueden pasarse por alto, puesto que estamos acostumbrados a ello.




Aún cuando debo reconocer que hay candidatas que no solo se dieron una manita de gato, sino que abusaron del principio de que vale más una imagen que mil palabras, tal es el caso de la candidata a diputada por el PRD-Convergencia en Cholula, Anamaría Rangel, quien fue persuadida por su dirigente estatal para promocionar una fotografía cuando tenía de 20 a 30 años menos, es posible que sea aquella que en los años 60´s fue vista alguna vez en las calles de Cholula. Aquí no es necesario el mágico programa de retoque digital, puesto que equivaldría a promocionar a su dirigente, José Juan Espinosa cuando era un nene en pañales - ¿Se puede usted imaginar a un candidato promocionándose con una fotografía de él cuando era un bebe de brazos? ¡Parece absurdo pero no es imposible!




En el caso de la imagen promocionada por una diputada del Partido Acción Nacional (No diré cual por una consideración a ella), la imagen que proyecta es muy parecida a la comunidad de los Elfos en la película del Señor de los Anillos, el error fotográfico o de diseño está en las orejas de la candidata, que parecen mas grandes de lo que son, a menos que ese sea el mensaje, el cabello delgado y puntas hacia abajo, con un mirada que posiblemente fue tomada entre las 9 a 11 de la noche (ojos con pupilas dilatadas).




Algunos otros promocionales, de plano son simpáticos y otros absurdos, como aquella pareja del joven y la… mujer que no son candidatos, pero que si utilizaron los recursos del partido para proyectar su imagen y lograr, en su caso, alguna posición, que de paso perdieron por falta de oficio o haber llegado al hartazgo de sus militantes que ven dilapidados sus recursos de campaña.
Los candidatos poblanos parecen competir con las estrella de cine, que se eclipsan ante las bondades que pretenden hacer valer. Cuando en la realidad, están mintiendo al electorado y que lo hacen desde lo más elemental, su propia imagen o que se arrepiente de la experiencia que la ha dejado la vida, verdugo de la juventud y desde luego de la belleza.




Cualquiera que sea la imagen que pretenden proyectar los candidatos en campaña, sin duda, estamos entrando en la guerra del retoque digital y a mayor detalle a la técnica de candidatos photoshop, porque tal parece que en la guerra y las elecciones todo se vale, inclusive, mentir.



¿O no lo cree usted?

1 comentario:

Pako M dijo...

Que hay , leí tu articulo de
Fauna Política
Le sacaron el jugo al Partido Naranja

Y si no me equivoco, El Pri fue el que estuvo en Alianza (Fidelidad por Veracruz), el PRD y convergencia se fueron solos...Saludos!!!